La dimisión de Mubarak

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Carlos Bustamante Barros

Carlos Bustamante Barros

Columna: Columna Caribeña

e-mail: cm-bustamante@hotmail.com

Hosni Mubarak presidente de Egipto por treinta años consecutivos renunció finalmente a su cargo debido a la presión popular de continuas huelgas desarrolladas en la plaza Tharir del Cairo (capital de Egipto) que aglutinaron más de un millón de personas las cuales cansadas del régimen con caracteres absolutistas pedían reformas urgentes en las áreas económicas, social, política, que permitieran contar con una nación más cerca de los cambios modernos registrados en el mundo.

En tal sentido la cadena de televisión árabe al Jazira difundió documentales que daban cuenta de las grandes inconformidades sociales registradas en ese lejano país del África en las cuales la pobreza rampante de la inmensa mayoría los asociados de la nación egipcia contrastaban con la opulencia y corrupción de la familia presidencial con múltiples palacios en Egipto así como propiedades inmobiliarias costosas en Europa y Estados Unidos que se cree provenían de fondos del erario público.

Tal vez en el mundo no existía un gobierno tan extenso en el tiempo de treinta años como el de Mubarak que acaba de dimitir forzado por las continuas huelgas como ya se dijo pero también por la presión internacional que observaba en el referido líder africano atisbos absolutistas sin el más mínimo asomo del respeto a los derechos humanos así como la falta de puesta en práctica de elecciones democráticas, cuyos remedos registrados en esa nación durante los últimos años se cree estaban manipulados por la clase gobernante registrándose continuos fraudes electorales que favorecían al régimen que acaba de terminar.

Es una constante casi invariable que los regímenes de gobierno extendidos por muchos años en una nación terminan convirtiéndose al final en absolutistas con el desmedro sucesivo a los principios democráticos señaladas en los postulados de los países civilizados del mundo generándose con su perpetuidad en el tiempo corrupción de los gobernantes de turno y sus familias, recordemos como ejemplo de ello a un ejemplo cercano registrado en América central como lo fue Anastasio Somoza quien gobernó durante dieciséis largos años a su país Nicaragua, en la cual la corrupción continuada al erario público así como las expropiaciones de tierras aptas para el cultivo del banano a campesinos pobres genero a la postre inconformidades sociales que terminaron en una guerra popular de la cual el mundo fue testigo.

El punto exacto en los grandes desmoronamientos de los regímenes absolutistas son las inconformidades sociales a causa de la corrupción de la clase gobernante y sus familias, la historia como el compendio de los actos del hombre así lo señala en forma invariable, por ello el gobierno de Mubarak estaba destinado a derrumbarse como muñeco de cera para siempre, fue inferior a la confianza depositada por sus gobernados, incluso podría manifestarse que traicionó a su propia gente con lo cual se aceleraba aun mas su relevancia de la primera magistratura del lejano país asiático lleno de historia de faraones desde tiempos inmemoriales al igual que los señalamientos de cultura milenaria con sus pirámides reputadas como el ingenio del hombre sin igual por las destrezas de sus trazos geométricos realizadas miles de años atrás cuando el mundo era virginal e incipiente.

Hay que decirlo con vergüenza, en América nuestro continente tenemos en la actualidad un régimen absolutista con más de cincuenta años en el poder como es el caso de cuba el cual no ha sido posible relevarlo para erigirlo en una democracia de elección popular porque el régimen imperante de los hermanos castro está muy atento a los núcleos de inconformidades sociales los cuales aplastan apenas surgen impidiendo que tome fuerza, también hay otro que va en la misma senda como es el caso de la nación vecina Venezuela con su gobernante Chávez quien lleva 12 años con las riendas del poder a cuestas, lo particularmente grave de estos lunares negros e inciertos para la historia latinoamericana y del Caribe es que las naciones referidas están en una verdadera carrera armamentista ocasionando factores desequilibrantes en la región por cuanto los países que le rodean no poseen pertrechos militares avanzados por ser demasiado pobres, lo cual constituye serias amenazas para la paz de la región ya que podría generar intromisiones en asuntos internos de otros países, por los afanes de difundir sus alicaídas tesis comunistas.

Los últimos informes provenientes del país africano dan cuenta que Mubarak exiliado en la población de Sharm el Sheij, sur del Sinai se encuentra deprimido y se niega tomar medicinas, signos estos normales en quien detentó poder omnímodo durante treinta largos años, con los grandes privilegios que reporta gobernar, pero que al final las huelgas del pueblo con resultados de 365 muertos y 5500 heridos lograron sacarlo del poder para siempre, en la cual los atisbos del pasado aun permanecen en las callejuelas antiguas del Cairo con encantadores de serpiente cobra y las doncellas bailarinas que muestran sus artes de la danza a los beduinos ávidos del placer mundanal.

Más Noticias de esta sección

Publicidad