Hey!! Si, usted.

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Cristian Campo Revelo

Cristian Campo Revelo

Columna: Opinión

e-mail: [email protected]

La izquierda desde un principio nace como una opción de hacer soberanía ante la primera autoridad de un reino, separando su poder, de las leyes que emite el congreso del país a representar, se adentra hasta llegar a ser el eje central de esta forma de política, desprecia la desigualdad, la pobreza y lleva a la inclusión social a los ciudadanos menos favorecidos.


Si bien la historia ha contribuido con su desarrollo a muchos cambios, esta línea política no debe ser la excepción y buenos ejemplos que si hay en la actualidad.
Suramerica no es ajeno, por ejemplo Venezuela, Bolivia, Argentina y hasta hace unos días Brasil, donde no cabe duda que los anteriores gobiernos de derecha en estos países habían dejado a su paso daños devastadores en la economía, aumento de pobreza y sectores generadores de violencia son tan solo algunos de los inri que en nombre de esta línea política de derecha algunos hicieron y dejaron como herencia.
Como una luz entre las tinieblas resplandece la solución de entregar en manos de gobiernos de izquierda la problemática, pero vaya sorpresa cuando en el caso latinoamericano como resultado se nota con mucha claridad que los países liderados bajo la línea de izquierda han caído en grandes iconos de corrupción; Venezuela (ya todos conocemos la triste realidad del pueblo venezolano) vendiendo hasta su último recurso en Oro a los alemanes; el rechazo de la reelección de Evo Morales en Bolivia después de que la opinión pública conociera de primera mano contratos millonarios a la mamá de su hijo quien a su nombre se hicieran cierre de negocios con varias empresas chinas, además de adjudicaciones previas a otras empresas; Argentina por su parte durante el gobierno de Cristina Kirchner llego a ser calificado como el segundo más corrupto después del Nicaragüense precedido por Daniel ortega, en este orden de ideas el gobierno de Lula Da silva quien al iniciar el fin de semana fue allanada su vivienda y la de uno de sus hijos por estar vinculado a enriquecerse con más de U$ 2000 millones por presuntas irregularidades en contratos con Petrobras y no siendo el único responsable como parece, también se verá investigada su sucesora en la presidencia Dilma Rouseff porque en el tiempo en que son señaladas las actividades de los contratos de corrupción la mandataria actual de Brasil era la presidenta de la junta directiva de Petrobras. Por su parte Colombia empieza un proceso no solamente corrupto como ya se ha conocido, pero esta nueva izquierda trae consigo la combinación de luchas que son la de armas y política, las Farc tendrán su propio ejército y sus curules, peligrosa mezcla.
Un gobierno de estos que ya habrá confundido a la ciudadanía está dispuesto no solo a llegar al poder por el medio que sea sino que los valores de izquierda con los que han engañado a tanto académico y analista se irán evaporando porque difícilmente un grupo que está acostumbrado al mando y la obediencia va a escoger la deliberación y la igualdad como bandera para el desarrollo de su política.

Publicidad