Fuerza y ánimo

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Alberto Linero Gómez

Alberto Linero Gómez

Columna: Orando y viviendo

e-mail: [email protected]

A veces nos levantamos sin ganas de hacer nada.

 

Son muchas las causas posibles de nuestro desánimo: constantes derrotas, pobres resultados en comparación con todo el esfuerzo que se hace, situaciones que parecen inamovibles, no encontrarle sentido a tanto esfuerzo. Y seguro todas ellas válidas.

Pero no nos podemos dar el lujo de no hacer nada y abandonar la lucha, eso haría que todo fuera peor.
Aunque es válido sentirse desanimado es necesario encontrar fuerzas en lo profundo del corazón para seguir luchando y poder transformar nuestra realidad.

No podemos darnos el lujo de construir nuestros días sin pasión y sin ánimo. Hacerlo sería como construir un castillo de aburrimiento para luego habitarlo. Tenemos que curucutear en el fondo de nuestro corazón y encontrar razones para sacar ganas y salir a triunfar.

Esas razones están en nuestro corazón y se pueden encontrar, lo que sucede es que las situaciones duras, los problemas, los malos entendidos, las derrotas y los miedos las esconden bien y nos hacen creer que no existen.

Pero esa es una de las mentiras que le negativismo nos mete. Siempre es posible hacer algo, encontrar caminos de solución, poder transformar la realidad y dar la batalla hasta el último suspiro.

Siempre es posible salir adelante y vencer. Necesitamos creerlo y hacerlo vida. Cuando se está seguro de eso las ganas aparecen y nos lanzan a conquistar el triunfo. Lo cierto es que es muy difícil levantarse con ganas cuando creemos que ya todo está perdido. Levantarse a perder no le da ganas a nadie y nos invita a todos a quedarnos sin hacer nada.

Mi intención en esta ocasión es animarte. No te puedo decir que todo está bien y que no hay derrotas, ni enfermedades, ni engaños, ni traiciones.
Lo que te puedo decir es que eres fuerte, inteligente, hábil y que tienes las capacidades para seguir adelante haciendo tu tarea de la mejor manera.
No te puedo decir que la realidad se transforma con un chasquido de dedos, pero si te puedo decir que tu esfuerzo no es en vano y que cuando logras algo, por muy pequeño que sea, estás logrando acercarte más a la meta final que tienes.

La dimensión espiritual es muy importante en esta experiencia de vivir con ánimo y motivación la vida. No porque Dios vaya a realizar las tareas que nos toca a nosotros mismos sino porque él está siempre en nuestro favor y nos ayuda Si tenemos que tener claro que el Dios de la vida no nos ha creado para perder ni para perdernos sino que nos ha hecho a su imagen y semejanza para que seamos capaces de alcanzar la plenitud y volver a su presencia.
Tú hoy tienes que decir estoy hecho a imagen y semejanza de mi Padre Dios y voy a poder vencer estos obstáculos que tengo. No seré derrotado porque quien confía en Dios nunca es destruido sino que siempre alcanza lo que necesita.
Déjate impulsar por esas ganas interiores que nacen de la certeza que vas a triunfar, que te has levantado para tener un buen día, que estás preparándote para alcanzar la meta que siempre has soñado.

Toma la decisión de animarte y de enfrentar la vida con pasión y dedicación. Saldrás adelante.

Publicidad