Batalla política por la presidencia de los Estados Unidos

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Gustavo Hernández López

Gustavo Hernández López

Columna: Opinión

e-mail: [email protected]

La gran potencia del mundo los Estados Unidos de América ya no con tanto dominio como otrora, se apresta a elegir en el próximo mes de noviembre a otro nuevo Primer Mandatario. En todo el orbe se está expectante hacia aquello que ocurre en materia electoral en esa República americana.

 

Como de costumbre en primera instancia son las elecciones primarias en cada uno de los Estados, las cuales van perfilando, vislumbrando y seleccionando los candidatos que al final, por cada uno de los partidos tradicionales, esto es los demócratas y los republicanos, se disputarán el primer cargo de la Nación americana.

En la parte republicana encabeza las encuestas Donald Trump y en el lado demócrata Hillary Clinton. Sin duda esta mujer exprimera Dama, esposa del expresidente Bill Clinton  y exsecretaria de Estado es la de más opción, a pesar de que no es líder pero será quien ganará estos primeros sondeos y los últimos, con miras a ser la candidata demócrata. Su contrincante Bernie Sanders, por causa de su fanatismo izquierdizante no podrá superar a Hillary.

Cuál podrá ser el republicano que se enfrente a Hillary. He ahí la incógnita que está por resolverse. Donald Trump hombre extravagante, original, a menudo con salidas en falso, sin pergaminos políticos, pues proviene del sector privado empresarial, ha manejado los medios de comunicación. Ante las cámaras, se defiende con solvencia, por cuanto desde hace muchos años ha estado en programas de reality, que él mismo ha organizado y en consecuencia posee experiencia en ese campo. Su preparación en cuestiones internacionales deja  mucho que desear, y no ha experimentado  responsabilidades administrativas estatales, ni parlamentarias.

.Excesivamente radical e intransigente, lo cual es contraproducente. Le pisa los talones Ted Cruz apoyado por un grupo religioso importante, los evangélicos. De ascendencia cubana, cuyo nacimiento se produjo en Canadá y este hecho natal le ha causado dolores de cabeza y se lo pueden explotar en su contra en un momento determinado. Sus contendores hacen contraste en este aspecto de nacionalidad, toda vez que se encuentran absolutamente libres de controversia. Aparece respirándole en la nuca el tercer aspirante Marcos Rubio. Viene repuntando, abriéndose camino firme y ostensiblemente y en mi concepto va a ser el candidato republicano. Es de origen cubano, con mucho respaldo entre los hispanohablantes, con fuerza en las agrupaciones religiosas distintas de los Evangélicos y quién se proyecta como aquél que va paso a paso hacia la candidatura republicana y si esto sucede será el sucesor de Obama en la Casa Blanca. En una primera encuesta realizada en el mes en curso entre Hillary y Rubio, este último fue el vencedor, con una ventaja superior a 5 puntos. Ted Cruz igualmente le ganó por 2 puntos, es decir el partido opositor al Presidente Obama, en ambos casos resulta triunfador. A Hillary la perjudica el desgaste normal de dos períodos presidenciales. Además es de resaltar que  Obama como primer Jefe de Estado negro despertó muchas ilusiones, generó confianza y esperanza. Valga la verdad defraudó no solo a los americanos sino en todos los continentes. Su factor favorable es que se presume que por ser la primera mujer candidata, las mujeres estarían a su lado. Pero esta situación no es categórica sino relativa. El hecho cierto de que la economía no esté en crisis le es propicio.

Hay que agregar que ella lejos de tener carisma, ha sido por el contrario muy cuestionada en el ámbito personal, moral y ético. Su contradictor en su facción política Bernie Sanders llega más a la gente, su presentación es más efectista y merece más respetabilidad. Empero es difícil que un aspirante de ideología socialista esté al frente de una Nación por naturaleza capitalista. En mi sentir Marcos Rubio y Hillary Clinton partirán una vez nominados y elegidos, en la carrera por la más alta magistratura estadounidense. Las posibilidades de Rubio son evidentes puesto que en los debates televisivos sacará frutos a su favor, su juventud y carisma lo favorecen. Es un buen orador.

Obtendrá unánimemente el respaldo de los hispanos. Es una figura relativamente nueva en la política. En el electorado femenino capta una votación significativa. Con relación a Colombia es el único candidato casado con una mujer Jeanette Dousdebes que tiene raíces colombianas. Es hija de colombianos.

Por: Gustavo Hernandez Lopez

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

Más Noticias de esta sección

Publicidad