El Banco Asiático de Inversión en Infraestructura.

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Arsada

Arsada

Columna: Opinión

e-mail: [email protected]

El nombre del artículo no debe significar mayor cosa para la mayoría de los lectores, pero para la comunidad hispanoamericana y caribeña en general el asunto es a otro precio, ya que el surgimiento del banco marcara la diferencia  en cuanto al liderazgo económico mundial se refiere.

 

China, con este proyecto se propone impulsar el desarrollo infraestructural de todo el continente asiático y ello sin lugar a dudas jugará un papel importantísimo en el desarrollo de la economía mundial a futuro. Qué diferente sería el mundo, si Estados Unidos hubiese implementado una política semejante en lo que ellos denominan despectivamente su patio trasero.

Algún día tendrán que arrepentirse de no haberlo hecho; por el contrario nos han mantenidos en una especie de coloniaje disfrazado y aunque menos descarado que el que  mantiene en Puerto Rico resulta igual de efectivo para sus intereses económicos.

La decisión tomada por China dispara las alarmas en entidades como el Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional y el Banco Interamericano de Desarrollo, al igual que en su mentor y promotor natural Estados Unidos los cuales deben estar rascándose la cabeza, dadas las posibles consecuencias negativas que para ellos podría tener tal proyecto.

 Y no es para menos, teniendo en cuenta lo que en un artículo publicado en un diario de circulación nacional nos comenta Andrés Hoyos, en el sentido de que la economía de este país viene dando muestras de un comportamiento anormal,  en lo que generación de empleo se refiere. Cada día aumenta el número de mendigos en las ciudades estadounidenses; 30 millones de sus habitantes carecen de seguro de salud, de los cuales un 3.5 % no tienen siquiera capacidad para pagar un modesto arriendo y una gran mayoría de ellos son alcohólicos o drogadictos.

Igualmente nos dice el articulista, que un estudio reciente realizado por Angus Deaton (premio Nobel de Economía 2015), señala que un alto porcentaje de la clase media blanca se encuentra inmersa en una dramática espiral autodestructiva, tanto que desde 1998 hasta hoy, un promedio de 500.000 personas blancas maduras, han muerto de forma prematura consecuencia de múltiples adicciones y se sospecha que muchas de ellas antes de morir han ido a parar a la calle. Si esto es así, qué no estará pasando con la población negra y latina. 

Como vemos, la situación al interior de Estados Unidos no es nada halagüeña, pero se agrava al conocerse que el año pasado sufrieron una derrota diplomática de proporciones dramáticas, cuando se negaron a participar en la nueva entidad financiera propuesta por el gobierno chino y solicitó a sus aliados de no hacerlo tampoco.

Decepcionado se tuvo que sentir el coloso del norte, al enterarse de que la mayoría de sus aliados más cercanos, entre ellos el Reino Unido, Alemania, Australia, Francia, España, Italia y Corea del Sur, se habían inscrito para formar parte del banco y ya son parte del mismo, dejando a Estados Unidos y Japón fuera del negocio. Incluso Israel está pidiendo ingreso al igual que Brasil, Hong Kong y Rusia.

Colombia al ser invitada, como siempre haciendo de perrito faldero, lo único que se le ocurrió fue solicitar se le cambiara el nombre a la nueva entidad financiera. Qué atrevimiento. ¿Será que sí tiene capital como para medírsele a ese negocio? Bueno, a lo mejor sí con lo de la venta de Isagen, aunque no creo que se lo permitan los contratistas que deben estar como caimán en boca de caño.

En todo caso, las cosas no pintan bien para la economía usamericana en los próximos años. Quiera el universo que no nos toque a los suramericanos y caribeños pagar los platos rotos del aquelarre financiero mundial que se avecina.

Más Noticias de esta sección

Publicidad