Somos más que vencedores

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Alberto Linero Gómez

Alberto Linero Gómez

Columna: Orando y viviendo

e-mail: [email protected]

Muchas veces he experimentado dificultades que me han aplanchado y que me han hecho creer que no puedo salir adelante. Muchas veces me he sentido entre la espada y la pared, creyendo que no tengo más nada que hacer sino declararme derrotado. Muchas veces me he caído y he creído que ya no tengo fuerza para levantarme y seguir adelante.

 

Pero en todos esos momentos siempre he encontrado la ayuda de Dios. Siempre he encontrado la luz que me ilumina la salida o la fuerza que no deja que mis piernas se doblen y me lanzan a seguir adelante.

 Por eso hoy quiero compartir con ustedes la necesidad de estar unido fuertemente a la presencia de Dios. Dios es Él que nos puede dar esa luz, esa fuerza, ese poder, esa oportunidad que nosotros andamos buscando. Es Él quien puede ayudarnos a sonreír al final de todos los procesos que vivimos.

Me encanta leer Romanos 8,37 donde Pablo un guerrero de la vida, que tuvo que enfrentar todas las dificultades habidas y por haber dice: "pero en todo esto salimos más que vencedores por medio de aquel que nos amó". Si! Con la fuerza de Jesucristo, el cordero degollado puesto de pie, podremos ganarle a todos los problemas. No se trata de una acción mágica que nos haga sentarnos a esperar que acontezca sino que es una fuerza interior que nos llena de valor, de amor propio y nos hace ser victorioso.

Es el amor de Dios que recorre nuestro ser dándonos lo que necesitamos para salir ser triunfadores. Lástima que esto no lo sepa todo el mundo. Me duele ver a muchos derrotados por las calles sabiendo Dios que pudieran ser ganadores si se entregaran plenamente a Dios. Me duele ver el desanimo en el que viven muchos cuando yo se que Dios es la fuente de vida que nos hace gozarnos en la existencia.

Me duelen los que han dejado que la depresión se apodere de su corazón y los haga vivir en tristeza continua cuando el Espíritu Santo quiere renovarnos todos los días para que dejemos a un lado todo lo que no nos hace feliz. La razón para que Pablo diga eso nos la da el verso siguiente: Estoy convencido de que nada podrá separarnos del amor de Dios".

Ese es el convencimiento que a muchos les hace falta y por ello tiene que vivir llorando, entristecidos, deprimidos y lejos del amor de Dios, cuando lo más importante que tenemos que hacer es entregar nuestro corazón al Señor para que nadie nos aparte de su corazón y podamos gozarnos de las bendiciones que su amor nos puede dar.

Eso es lo que quiero compartir contigo que estas leyendo este oracional, estoy seguro que Tu necesitas dejar que Cristo entre en tu corazón y te haga experimentar su presencia gozosa y llena de poder. No te resistas más. Deja que Él actúe. Estoy seguro que podrás experimentar la felicidad que nunca has tenido y que andas buscando.

 Esa experiencia es la que te invito a vivir a partir de este momento. Quiero verte sonreír y feliz en todo este mes porque estas cerca de Dios y estas comprendiendo y sintiendo las bendiciones que Dios tiene para Ti.

Más Noticias de esta sección

Publicidad