ISAGEN, ¿error estratégico?

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Pedro Pabón Miranda

Pedro Pabón Miranda

Columna: Opinión

e-mail: [email protected]

Juanpa ya dejó de ser candidato y le está tocando tomar decisiones que son leña para avivar el fuego en el que lo está cocinando la oposición (tanto de derecha como de izquierda); en la previa, por allá en el 2000, Andrés Pastrana profirió Decreto fallido para enajenar la participación del Estado en ISAGEN y no pudo, para el 2008 Uribe pudo vender el 19.2% de la empresa. Quedando el 57.6% accionario en manos de la Nación, el pasado 13 de enero se surtió la transacción de este activo por la suma de $6.49 billones de Pesos (unos $2.000 millones de dólares).

 

Entonces, bajo esta secuencia de los últimos tres presidentes de Colombia al respecto del apetito por vender los activos del Estado, ¿acaso es éste el epítome de las teorías de Hayek, con las cuales se remarcó la impronta de las teorías neoliberales que con Uribe, con las cuales se alcanzaron los $12 billones de Pesos por privatizaciones y aplicados al gasto fiscal?; acaso ¿el Castro-Chavismo ordenó a Santos que debe debilitar la presencia del Estado en un sector estratégico en procura de obtener la Paz con la FARC y entregarle esa platica a ellos?; o sencillamente ni lo uno ni lo otro, exactamente lo contrario (parodiando al ex presidente Turbay Q.E.P.D.).

Pero antes de continuar, dilucidemos el papel del Estado frente a la sociedad, resumiéndose éste exclusivamente en procurar un estado de bienestar; punto de partida en el cual en los países en donde impera el capitalismo presenta tradicionalmente dicotomía, una liderada ideológicamente por Hayek, en la cual solo las fuerzas del mercado deben satisfacer ese bienestar (recordando al laisser faire, laisser paser promovido por Adam Smith) impuesto a estos territorios por medio del Consenso de Washington, siendo Margaret Thatcher y Ronald Reagan sus más dignos exponentes. En el lado contrario, a partir de la crisis de los ´30 se puso en práctica la teoría de Lord John Maynard Keynes, en la cual el Estado debe intervenir con el gasto público para cubrir el déficit de la demanda agregada, procurando con ello un estado de bienestar; aplicada exitosamente por Franklin Roosevelt y replicada la dosis en la crisis financiera del 2008 por Barack Obama.

Para quienes sueñan con un Estado empresarial, promueven su tenencia de todo aquel sector que se considere estratégico para la independencia de Colombia frente a las corporaciones trasnacionales (en los sectores de petróleo, gas, energía, agua, comunicaciones, etc); para aquellos quienes piensan en las próximas elecciones, si este gobierno maneja la contratación de nueva infraestructura por hasta $50.5 billones,  garantiza la inamovible permanencia de quienes ejercen el poder en el ejecutivo y legislativo nacional.

De conformidad al Informe 2014-2015 del Fondo Económico Mundial, Colombia ocupa el puesto 60 entre 144 países evaluados, con una calificación de 5.1 sobre 7.0 en el indicador de la "Calidad del suministro eléctrico"; pero en cuanto a los resultados de la "Calidad en las carreteras", éste se encuentra en el puesto 126, con un puntaje de solo 2.7, superando en la región apenas a Venezuela (127) y Paraguay (133).

En cuanto a la "Calidad de la infraestructura ferroviaria" estamos en el 102. Para la "Calidad de la infraestructura portuaria" logramos llegar al puesto 90, superados ampliamente por países como Panamá, Chile, Uruguay y El Salvador. La "Calidad de la infraestructura aeroportuaria" llegamos solamente al puesto 78, superados por Panamá, Chile, El Salvador, Costa Rica y México. Retraso en el ámbito competitivo frente a nuestros competidores más cercanos.

Para Juanpa, hoy al fin convertido en el Presidente Juan Manuel Santos Calderón, economista matriculado en el Keynisianismo; ha entendido que la participación accionaria del Estado en ISAGEN S.A. E.S.P. es un activo que hasta ahora ha servido para que el país sea proveído de energía eléctrica de manera eficiente, eficaz y generadora de utilidades, valorada exitosamente.

Entendiendo la Presidencia de Colombia que el Activo colocado en el sector eléctrico cumplió allí su ciclo, es hora que éste sirva de palanca financiera para generar lo correspondiente en otras áreas de la infraestructura, de tal manera que nos inserte en el ámbito competitivo mundial y con ello propender por un Estado de Bienestar, es así que la estrategia de invertir en infraestructura se mantiene, lo que cambia de escenario, ahora por medio de la Financiera de Desarrollo Nacional (FDN).

Más Noticias de esta sección

Publicidad