Vacas flacas

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Tuto Santos Araújo

Tuto Santos Araújo

Columna: La Columna de Tuto

e-mail: [email protected]

Salvo de que se va a poner fin al conflicto armado este año con las Farc, cuya esperanza tenemos millones de colombianos y de que se empieza la negociación con el ELN,  el 2016 será un año de vacas flacas particularmente en la economía ya que no se vislumbra nada bueno. Nubarrones llegaran en estos meses. Esa es y será la triste realidad.

Con un barril de petróleo a la baja, un dólar en alza y el fenómeno del niño arreciando, la situación del país no puede ser más que dramática.

Todos estos fenómenos se  traduce en alza de los alimentos, lo que hará paupérrima aún más la vida de los ciudadanos, porque hay que decirlo sin amagues, y lo he repetido en varias columnas, es el pueblo quien paga los platos rotos ya sea por malas decisiones en economía  de nuestros dirigentes o por fenómenos naturales.

 A esos tres hechos sumémosle la nefasta reforma tributaria que presentará el Ministro de Hacienda en la próxima legislatura, en la cual subirá la tarifa del IVA y se extenderá a otros productos que no tenían esa base gravable. Y asimismo la venta de Isagén un activo valioso del Estado, que el ministro Cárdenas, está empecinado en vender a foráneos.

 Ahora nos hemos dado cuenta que a raíz del alza del dólar muchos productos como los cereales han subido de precio, gracias a la política neoliberal, pues los importamos. ¿Si puede alcanzar el salario mínimo para suplir todas las necesidades básicas? Lo dudo y admiro a esas familias que viven con el mínimo pues toca ser malabarista para poder sobrevivir.

 Y desde luego vendrán los ataques oportunistas al presidente JMS, no cesarán sobre todo de sectores de la ultraderecha que aprovecharan estos nubarrones de la economía y la naturaleza,  para criticar el proceso de paz que se lleva en La Habana.

 Mi ñapa: Advierte la Procuraduría General de la Nación, que 29.000 playas del país están ocupadas por intereses particulares. De ellas en la Costa están invadidas 2.345 playas. En nuestra ciudad hay 381 ocupaciones muchas de ellas de prestigiosos hoteles, edificios y de inescrupulosos señores. La playa es pública, es de todos los ciudadanos, es de la mayoría y no de una minoría sin  apego a las normas.

Más Noticias de esta sección

Publicidad