Ataque masivo a mujeres en Alemania

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Gustavo Hernández López

Gustavo Hernández López

Columna: Opinión

e-mail: [email protected]

Increíble pero cierto. No se puede concebir que en territorio germano, en una de las ciudades más pobladas e importantes, esto es Colonia, donde su catedral gótica la ha hecho famosa, se hubiese presentado al final del Año un ataque sexual contra numerosas  mujeres, perpetrado por inmigrantes africanos y árabes.

 

Violaron a varias, las manosearon, las tocaron, en síntesis las agredieron de palabra y obra, hicieron con ellas lo que a bien quisieron. Como se dice en términos populares en Colombia, se pusieron de ruana esa bella metrópoli, la cuarta capital más grande de Alemania.

Aquello que es inimaginable, no entendible y en mi sentir  censurable es que los medios de comunicación, no le hubieran dado la divulgación que se merecía este hecho tan grave.

Es posible que los mismos alemanes por vergüenza no quisieran que se universalizara tal noticia, por cuanto se trata de una urbe muy visitada por el turismo internacional y además porque se puso de presente, que las fuerzas de seguridad no sean garantía de eficacia y solvencia. Fallaron y es la hora en que aún no se conoce quienes fueron los autores materiales. Hay sospechosos pero no hay detenidos.

Estas circunstancias delictivas se realizaron en el corazón de Colonia, al lado de la estación central y a pocos metros de la catedral. Hasta ahora 121 mujeres han denunciado estos atropellos. Fueron  entre 20 y 30 hombres los que rodearon, intimidaron, robaron y violaron. Desde luego Alemania entera está absolutamente indignada ante tan brutal asalto callejero. Angela Merkel se pronunció manifestando: "son agresiones escandalosas y deben tener una respuesta fuerte".

El Ministro de Justicia Heiko Maas expresó: "es una nueva forma de criminalidad organizada". Una de las afectadas comentó:" que les quitaron la ropa y se llevaron todo lo que teníamos en nuestros bolsillos". Mientras luchaban y forcejeaban con sus agresores ellas pidieron auxilio y nadie acudió. Felizmente esos cobardes matones huyeron despavoridos.

Según la Policía todo era  de antemano acordado, premeditado y organizado. Reconocen que los sorprendió este delito masivo. Los atacantes  arrojaron a la muchedumbre fuegos artificiales al cuerpo, con el objeto de distraer la atención de la gente que estaba cerca del lugar donde estaban delinquiendo y así  generaron el caos y el pánico.

El Ministro del Interior Thomas de Maiziere criticó con dureza a la Policía. El sindicato que agrupa a los efectivos policiales rechazó tales críticas diciendo "no es un buen estilo que el Ministro critique en público a la policía".

Lo peor del caso es que se registraron en esa despedida de año, atracos semejantes en otras tres ciudades: Hamburgo, Stttugart y Dusseldorf. En el puerto principal de Alemania hubo 40 mujeres denunciantes. En las otras ciudades no se conocen denuncias pero en efecto se  sucedieron agresiones similares.

Ciertamente estos delitos cometidos por africanos y árabes cuestionan y pone en tela de juicio la apertura de Angela Merkel a los refugiados. Los que pregonan la tesis anti migratoria, con lo ocurrido se reafirman en su posición.  Alemania recibió un millón el año pasado y está dispuesta a acoger otro millón en el 2016.

La Unión Cristiana Democrática señaló que se deben tomar medidas migratorias y al respecto dijeron: "Se necesita urgentemente reducir el flujo (de inmigrantes), asegurar las fronteras, intensificar las deportaciones y justicia significativa". La cuestión o el problema  son de tal magnitud, que se produjo en días pasados un atentado  contra una candidata a la Alcaldía de Colonia. El sujeto del acto criminal era un germano enfurecido por causa de la política de brazos abiertos a los refugiados.

Las pruebas que se tienen son los videos captados por los celulares de las personas que se encontraban en el lugar de los hechos y las imágenes que quedaron grabadas en los circuitos cerrados. Igualmente los testimonios de las víctimas. A mi juicio con ese acervo probatorio va a ser difícil demostrar la culpabilidad  de esos malhechores, con miras a aplicarles el  merecido castigo.

Una vez más se refleja aquello que he venido aseverando en anteriores columnas, en el entendido de que los europeos apenas están despertando de la pesadilla que no los va a dejar dormir, cual es el dominio de los inmigrantes en todos sus países. Más notorio en algunas naciones en las cuales ya predominan los moradores islámicos sobre los mismos nacionales.

 

 

Más Noticias de esta sección

Publicidad