Justicia transicional reto para la paz

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

José Manjarrés Fontalvo

José Manjarrés Fontalvo

Columna: Opinión

e-mail: [email protected]

Comienza el  nuevo año y quienes tenemos la firmen convicción de  que el perdón y la reconciliación  entre los colombianos está  más cerca que nunca; por los avances que se ha logrado en este gobierno en materia de convivencia pacífica; de ahí que somos del criterio que  unos de los retos y desafíos que tiene el presidente de la Paz Juan Manuel Santos es consolidar la PAZ entre los colombianos y colombianas, y en donde todos los que amamos la Paz y la Justicia Social tenemos un compromiso inaplazable para a apoyar  este anhelo de la gran mayoría de la sociedad colombiana; 

es de mucha importancia reseñar que uno de los elementos para cristalizar este deseo es el método de la Justicia Transicional, donde su origen se remonta a épocas muy distintas como Atenas, después de la derrota  ante Esparta para allá en el año 404 a. C y su posterior restauración democrática en el 403 a.C.; para el mundo contemporáneo y para la Organización de las Naciones Unidas (ONU) esta expresión tiene origen en el periodo de la postguerra de la segunda Guerra Mundial (1945-1947) con la creación del Tribunal Nuremberg y los juicios llevados a cabo en contra de los soldados japoneses. Así se reconoce el primer brote de lo que se conocería  a ahora se impone aplicar: "La justicia Transicional  y los procesos Restaurativos". Justicia que tiene como base que se rindan cuenta por parte de los perpetradores, se refuercen las normas en materia de Derechos Humanos y Derecho Internacional Humanitario, se genere confianza en las instituciones de justicia y seguridad y se fomente la igualdad entre los géneros, recordemos que Colombia es una democracia que está a la vanguardia  del proceso de justicia transicional  donde su aplicabilidad se viene dando a pesar que el conflicto armado interno no ha terminado

A su vez por Proceso "se entiende todo aquel en el que la víctima, el delincuente y cuando proceda, cualesquiera otras personas  o miembros de la comunidad afectados por un delito, participe conjuntamente de forma activa en la resolución de cuestiones derivadas del delito, por lo general con la ayuda de un facilitador. En suma, la marcha de la Justicia Transicional implica reformas políticas, institucionales y judiciales, todas con el firme propósito de prevenir futuros abusos o violaciones de los  Derechos Humanos y el Derecho Internacional Humanitarios.

De ahí que esta implementación lo que busca  cuando una sociedad es víctima de violaciones masivas de los derechos humanos o del derecho internacional humanitario, las  victimas  a conocer tienen derecho de ver castigados a los autores de esos hechos; de una parte, a conocer la verdad, de otra recibir las reparaciones por esos daños con el  compromiso que esas conductas no vuelvan a suceder o repetir; en Colombia la Justicia Transicional no es una coyuntura, ni expresión que está de moda; es una forma de justicia excepcional y transicional que llego para quedarse. Recordemos que dicho método fue introducido inicialmente por la  Ley 975 de 2005 conocida como la Ley de justicia y Paz Decreto 1290 de 2008, Ley 1448 2011, decretos Ley 4633, 4634 y 4635 de 2011 Ley 1592 de 2012.

Publicidad