Querer es poder

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Gustavo Hernández López

Gustavo Hernández López

Columna: Opinión

e-mail: [email protected]

En estos días de reposo y tranquilidad, observé dos programas en televisión que me impactaron, los cuales resaltaron dos hechos de suma transcendencia, que tienen que ver con dos personas de bajos recursos pero de altos y nobles propósitos y que por ende merecen ponerlos de presente en esta columna. Se trata de un boliviano y de un colombiano.

 

El primero Esteban Quispe, quien concibió y elaboró un robot inteligente, cuya finalidad no es otra que con el mismo, prestarle ayuda a su comunidad. Dado que no posee el respaldo económico, consigue el material para ese aparato además sofisticado con aquello que recoge en el reciclaje de basura. Bien plausible su idea y difícil de plasmar, sin embargo la realizó.

El segundo no recuerdo su nombre es un chofer de un camión recolector de basura en Bogotá. Reúne todos los libros  que arrojan en las canecas en el recorrido normal diario. Así organizó una biblioteca en su casa para los niños de su barrio.

Son tal la cantidad de volúmenes que le llegan a sus manos por ese conducto callejero, que su mente despejada le abrió el horizonte para seguir sirviendo y por esa razón se trasladó al municipio de La Macarena Meta, donde entregó un sin número de tomos con destino a los infantes de una escuela, la única en que existe una pequeña biblioteca.

De esa manera muchos chiquillos en una zona de estrato 2 de la capital de Colombia y en una escuela lejana de Bogotá disponen al alcance de la mano de las nociones elementales y conocimientos que les proporciona la lectura.

Estos dos trabajadores son ejemplo claro de que cuando "se quiere se puede". El Estado colombiano ni el boliviano han cumplido esa noble misión social y educativa y  suplen o llenan ese vacío dos modestos representantes de sus pueblos, que están pensando en función de la gente, dándole la mano que no han estirado los gobiernos y que ellos generosamente la extienden a los jóvenes de Colombia y Bolivia.

Justamente eso es lo que podemos denominar "ciudadanos paradigmas" en esos 2 países. Esa es la verdadera ética que pocos en Colombia y Bolivia y en general en el mundo subdesarrollado aplican, por cuanto solo piensan los que pueden dar únicamente en ellos y su grupo que los acompaña, con vistas a rodearse de privilegios, coimas, dádivas y beneficios.

Con ocasión del nuevo año en que se hacen promesas, cambios en todo sentido, planificación de metas y perspectivas diversas es importante acordarnos de poner un grano de arena en aras de contribuir al bienestar, a la educación y al buen vivir de los menesterosos.

Desde luego un giro de esta naturaleza, implica dar un vuelco al subconsciente individual con miras a que la conciencia colectiva, mueva a los colombianos de bien a compenetrarse con cierto sentido solidario y de ese modo aliviar las penurias de la mayoría de las clases más necesitadas.

Así como el subconsciente funciona para conseguir las metas profesionales y personales, deberíamos introducir en el diálogo interno y particular, en la evaluación y en el poder mental un proceso que se relacione con la asistencia a quienes no poseen sino la angustia de ser marginados.

Sobre este particular nunca sobra recabar que aquello que depositas en tu cerebro es lo que te permite surgir, acertar y lograr tus pretensiones o por el contrario encontrar el fracaso,  los golpes y el cierre del horizonte.

Pero no solo es tener el objetivo mental claro sino trabajar para ello. Por eso el Señor dijo "ayúdate que yo te ayudaré". El caso de Nairo Quintana es atípico comoquiera que sin tener una gran fuerza física le ha ganado a grandes corredores corpulentos. Su sueño desde los 5 años era ser un ciclista destacado. Iba a su colegio en su bicicleta. Nunca aunque podía hacerlo tomó un bus. Sabía que esa ida y regreso a sus aulas le servía como entrenamiento diario en subida y bajada. Ahí se le fortalecieron las piernas. Desarrolló sus habilidades. Otros con más condiciones físicas, desistieron y se quedaron en el camino.

Su meta es el Tour de France y está preparado con el subconsciente y el consciente y su mentalidad es de ganador. Ojalá sea el número uno en esa prueba. Así se  confirmará de que "querer es poder".

Deseo para todos un 2016  de progreso, felicidad,  bienestar y tranquilidad.

Más Noticias de esta sección

Publicidad