Cambio en la política española

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Gustavo Hernández López

Gustavo Hernández López

Columna: Opinión

e-mail: [email protected]

España será otra en materia política a partir del 20 de diciembre. Hoy cuando escribo estas letras  están teniendo lugar las elecciones más sui generis para el Congreso de Diputados desde el inicio de la apertura democrática, una vez que feneció la era Franquista. El dominio durante estos 30 años de sistema democrático había sido de las dos colectividades históricas, es decir el Partido Socialista y el Partido Popular que estaban acostumbrados a alternarse el Poder.

 

Por primera vez irrumpen en el panorama político español dos partidos que se oponen entre sí, pero que presentan otra opción de gobierno, cuales son: Ciudadanos que representa la centro derecha cuyo líder es Albert Rivera y Podemos facción izquierdo- comunista encabezada por Pablo Iglesias.

La primera deja translucir, seriedad, credibilidad y moderación y la segunda es una muestra de demagogia, populismo y fanatismo. Rivera es un gran orador, un hombre estructurado, claro de pensamiento y quién ´plantea "no la revolución sino el cambio". Tiene una concepción transparente del sistema democrático. Iglesias es un profesor universitario, dada su experiencia académica se maneja bien como analista y expositor de sus ideas. Fue el asesor de Chávez en Venezuela y a pesar de que ha bajado su beligerancia, no deja de ser el abanderado de la causa revolucionaria, defendiendo la doctrina marxista, que no conduce sino a la miseria.

Los otros dos candidatos son el actual Presidente del Gobierno Mariano Rajoy, nada brillante, sin liderazgo, desprovisto de carisma, sin facilidad de expresión, pero lo favorece el hecho de que ha recuperado la economía española que recibió del socialista  Rodriguez Zapateroen una honda crisis. Los socialistas postularon a Pedro Sánchez, que tan solo es agresivo como se vio  en el Debate en televisión con Rajoy en el cual  no hizo sino vociferar y  atacar groseramente al contrincante y en ningún momento esbozó un programa de gobierno, Es hábil con la palabra, pero le falta experiencia en la cosa pública, mientras que a Rajoy otro factor  a su favor son los años de gobierno.

A Pedro Sánchez lo  opaca en todos los escenarios el curtido político Felipe González, quien con su verbo mesurado y profundo trata con altura intelectual todos los temas necesarios para poner de presente en la campaña. Rajoy conociendo su debilidad oratoria ha lanzado a su Vicepresidenta SorayaSáenz de Santamaría para que hable y exponga sus tesis programáticas en la mayoría de las manifestaciones públicas.

Rajoy tiene en su contra la corrupción de su partido, de muchos de sus jefes, que lo han llegado a vincular sin que ello lo afecte en sumo grado. También los catalanes separatistas no lo pasan por su posición constitucionalista firme y férrea de no permitir la secesión de Cataluña. Se comenta que en su Mandato han retrocedido en general los derechos y las libertades. La reducción mínima del desempleo y la estabilidad política le ayuda a que sea su partido el que  tenga más posibilidades de una pírrica victoria.

Los mayores de 60 años en adelante que son más de 10 millones estarán acompañando al Partido Popular. Los jóvenes especialmente los de piercing y desadaptados votarán por Podemos. La otra juventud más centrada y reflexiva apoyará a los Ciudadanos  Pero en todo caso ningún partido obtendrá la mayoría absoluta y por consiguiente la gobernabilidad obligará al Partido ganador a realizar coaliciones y alianzas.

Se observará en el inmediato futuro un Rajoy en la cuerda floja, que en el evento en que sea reelegido, no tendrá el Poder que hoy ostenta y será para élun complejo, anárquico y confuso manejo gubernamental, con miras a sacar sus proyectos de gobierno. Un Partido Socialista que añora sus buenos tiempos y que su pésima administración al igual que la corruptela común conel Partido Popular lo sigue inquietando. Unos movimientos nuevos que miran con esperanza su porvenir y que les da en el 2015 un juego de Poder que jamás lo imaginaron.

Se extingue el bipartidismo, es la hora de la renovación política. Afortunadamente la cuenta de cobro a los dos partidos históricos que gobernaron  estos 5 lustros no originó una sola fuerza populista que hubiese tomado el Poder, como ha ocurrido en Venezuela y Argentina.

En estos comicios el giro político será radical. España, sus líderes  y su pueblodeberán acomodarse a estas nuevas reglas del juego político.

Por: Gustavo Hernandez Lopez
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Más Noticias de esta sección

Publicidad