Eutanasia o asesinato

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Abel Portacio Sarmiento

Abel Portacio Sarmiento

Columna: Opinión

e-mail: [email protected]

La cultura de la eutanasia es una medida  radical que consiste en privar a un paciente en  estado  moribundo  del precioso don de la existencia, precioso regalo que nos da el dueño de la vida , el autor de la creación, por motivo de una enfermedad terminal en donde el paciente no tiene opción médica ni clínica, para salvarse  de ese  evento natural  como  es  la muerte material.

 

Esta fatídica medida no es nueva, ya que sus orígenes se remonta desde la antigüedad. Ha sido el tema preferido por  filósofos, abogados, teólogos, políticos y  otras personas  influyentes de la sociedad  antigua  y  moderna. Los  primeros en hablar de este  problema,  es  sin duda  la  cultura greco-romana; quienes  la llamaron: " Felice vel honeste norte mori", que en Latín  significa " Morir con una muerte feliz y honesta".

Igualmente, a  través  de  toda  la  historia  de  la  humanidad se  registran episodios   en  donde  se  practican  de  manera  directa  o  indirecta  la eutanasia. Especialmente  en los  diferentes conflictos bélicos que se dan en el mundo, como las guerras mundiales, el paramilitarismo y la guerrilla entre  otros. Un  ejemplo de  esto  es cuando un combatiente cae herido mortalmente, sus compañeros al no poderlo auxiliar por  situación de mucho  riesgo,  lo abandonan  a  su  suerte  o  en caso  extremo, le dan un tiro de  gracia para evitar que lo  torturen; y  de  esta manera  acabar con la angustia, el dolor y el sufrimiento de esa persona.

Actualmente se sigue practicando esta medida en todos los estamentos de la sociedad, ya sea  en forma premeditada o abrupta con o sin el consentimiento del paciente,   familiares, y profesionales de la salud, con  el  propósito de  acelerar la muerte  y acabar con el  dolor y el  sufrimiento  de  las personas desahuciadas por la ciencia médica. La eutanasia es un tema complejo de nunca acabar, debido a que de alguna manera es una medida excluyente que va  en contra  de  los  derechos  humanos  y   que  además  hiere la susceptibilidad de muchas personas, y en otras en cambio lo toman como  un descanso y alivio espiritual y material tanto para el moribundo como para los familiares y amigos del mismo.

Realmente es muy deprimente observar a una persona sufriendo dolorosamente, sin tener un paliativo o  un amigo que le mitigue el dolor y el sufrimiento, ni mucho menos de tener una opción para evitar el flagelo de la muerte. Es por eso  que en la actualidad, el tema de la eutanasia es tema de discusión de muchos profesionales expertos en esta materia, como son los abogados, psicólogos,  teólogos, filósofos y profesionales en la salud, con el objeto de legalizar o  hundir  las  ponencias sobre la eutanasia en los diferentes estrados jurídicos y  parlamentos de muchos países en el mundo, entre ellos Colombia.

EL filósofo romano Géneca, afirma que "Es preferible quitarse la vida  antes que tener una vida sin sentido y con mucho sufrimiento".  Muchos  profesionales de la salud como los médicos que literalmente están impedidos para practicar la eutanasia porque en la ceremonia de graduación hacen un juramento hipocrático que habla de preservar la vida de un paciente por encima de cualquier circunstancia; siendo  que muchos de ellos se despojan de su ética médica y profesional, para practicar de alguna manera esta medida fatídica.

Los animales irracionales en medio de su instinto de conservación, también de alguna manera realizan  la eutanasia, específicamente en aquellos momentos en donde la manada está en situación de peligro por el acecho de los depredadores, el jefe de la manada toma la determinación de huir  furtivamente con sus compañeros para escapar de las garras del enemigo, dejando a merced y en estado de vulneración absoluta,  a  aquel  compañero débil o enfermizo, el  cual  es  objeto  de  aniquilamiento  por  parte  de  sus  atacantes. Esta patética situación  que  se  dan  entre los  animales, es también  de  alguna  manera un tipo de eutanasia, puesto que de esa forma se pone fin al sufrimiento de una criatura en estado moribunda.

Realmente  la  eutanasia  es  en  asesinato consentido, y  un suicidio  asistido  en  forma legal o ilegal por  parte del ´paciente, los  familiares, autoridades y   profesionales  de la  salud. Toda  persona  procede  bajo  su  libre  albedrío   practicar cualquier tipo  de  actos,  ya  sean lícitos o  ilícitos  según sus  principios  éticos   morales  y  religiosos.

Yo no soy una autoridad en esta  materia, pero mi ética docente y profesional me permite conceptuar que la eutanasia se debe aplicar y practicar pero, con el consentimiento del  moribundo y  de  sus  familiares, para acabar con el dolor y  el  sufrimiento físico y psicológico tanto del enfermo  como de los familiares. Que Dios me comprenda y me  perdone por esta manera de pensar.

 

Publicidad