Liderazgo equivocado

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Cecilia Lopez Montaño

Cecilia Lopez Montaño

Columnista Invitada

e-mail: cecilia@cecilialopez.com

La Región Caribe, con Barranquilla a la cabeza, está en pie de guerra contra el Gobierno Nacional. El tema son las tarifas de gas y de paso las de energía eléctrica, problema de nunca acabar. Sin duda hay razones suficientes para la protesta pero como no soy experta en el tema quisiera abordar este análisis de la situación desde otra perspectiva, la del tipo de liderazgo que tiene nuestra región.

 

Lo único que puedo cuestionar como simple ciudadana, es por qué después de una agresiva política nacional de masificación del uso del gas, ahora resulta que no hay gas. Además, por qué nada le pasa a Electricaribe cuyos problemas llevan años repitiéndose.

Pero volviendo al liderazgo, en las distintas notas que leo veo una constante: "cómo es posible que una región del país que le dio la Presidencia a Santos, ahora no logra que la traten justamente o que el Gobierno Nacional le ponga la atención que se merece." Es decir, lo que es obvio es que se reclama que con ese liderazgo político de una parte del país que no ahora sino casi siempre elige Presidente, a la hora del té no recibe el tratamiento esperado cuando de resolver sus problemas se trata.

A riesgo de recibir rayos y centellas, creo sinceramente que el problema radica en atribuirle más de lo que puede dar a ese llamado liderazgo político. Sí, es cierto que con excepciones como en la elección del Presidente Betancur cuando a López Michelsen se le desaparecieron los votos de la Costa, es precisamente ese volumen de sufragios caribeños el que decide quién será el primer Mandatario de la Nación. Sin embargo, por la naturaleza de esas votaciones en las que se compran millones votos-con esa perversa unión entre los negocios y política-, la capacidad electoral de esta parte del país se "utiliza" pero no se respeta. Por consiguiente, ese liderazgo político costeño es absolutamente equivocado y no da los instrumentos necesarios para tener elementos duros de negociación con el Gobierno Central. Obviamente es mi interpretación del tema.

La razón es que a nivel central se conoce muy bien que a la mayoría de nuestros líderes de todos los partidos les interesa más su propio bienestar, por no decir su enriquecimiento personal, y no el de la mayoría de una población que no entra definitivamente a la modernidad. Entonces, el gobierno nacional los calla con puestos y libertad para contratar con quienes financian sus campañas que es lo que realmente les importa. Ahora bien, pensar que la tarea de cambiar esta triste realidad recae en el gobierno central y en los líderes nacionales, es un error. La población costeña, por las razones que sea, vota por estos clientelistas, muchos de ellos con prontuario; no cuestiona a estos caciques regionales, luego para el gobierno nacional se cumple la idea de que 'cada región tiene los líderes que se merece.'

Como la Región Caribe sí tiene gente valiosa, arrinconada por este falso liderazgo además   despreciado por muchos, el cambio está en nosotros. Es hora de que el empresariado regional que tiene por lo menos en Barranquilla y Cartagena y en otras capitales, verdaderos líderes, salga de sus posiciones cómodas, asuma la responsabilidad de construir una nueva vocería en la Región,y más aún, deje de apoyar a estos jefes políticos cuestionados. Y a la academia costeña, que deje de cobijarse en "que no nos dejan" y asuman el poder que da el conocimiento.

Por: Cecilia López Montaño
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.