¿Cuánto tienes, cuánto vales?

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Abel Portacio Sarmiento

Abel Portacio Sarmiento

Columna: Opinión

e-mail: [email protected]

Muchas personas viven sumergidas en un mundo  material  ataviadas  por la  apariencia,  la  vanidad  y  la  prepotencia;  pero muy  distantes  de  la  discreción,  la  sensatez  y de  la  realidad  circundante,  y  por  supuesto a años  luz  de  la  humildad. Hoy  día  en  este  mundo descompuesto,  la persona vale  por  lo  que  tiene,  por  el  lujo  y  la  opulencia;  más no  por  la  belleza  de  su    interior,  de  los  bellos y  nobles   sentimientos  que  manan  de  lo  más profundo  de  sus  alma,  de  su  espíritu.

 

Basta  pararnos en  una  esquina  o  detenernos  en  una  calle  cualquiera,  para  darnos  cuenta  de  la  indiferencia   y  los  gestos  y  ademanes  mal  intencionados  de ciertas  personas  que  pasan  por  nuestro  alrededor ;  este tipo de  manifestaciones  duelen  y  hieren  la  susceptibilidad  de  las  personas,  especialmente si provienen  de familiares, parientes  y amigos. Sé y comprendo  la  razón  por  la  cual  lo  hacen;   pero  esta    indiferencia  tiene

Un sentimiento de exclusión,  el  cual  debe  ser  erradicado del  entorno  social.  Es  pertinente  recordar  aquella  vieja  y  diciente  canción  del   doctor  Jorge  Villamil  que  dice  en  uno  de  sus estribillos: "Amigo  cuánto tienes,  cuánto  vales,    principio  de  la  actual  filosofía…" Es  el  referente  musical  de  esa  sociedad  vanidosa  y  excluyente  que  hostiga  y  asfixia  literalmente   a  las  personas  que  de  alguna  manera  practican  actos  éticos , morales  y  cristianos. 

Pareciera  que  la  palabra  humildad  y  la sencillez  no  aparecieran   en  el  léxico  de  los  colombianos,  porque  en  el  día  a  día  de  la  sociedad,   prevalecen  muchos  antivalores  que  degradan  y  aíslan  a  las  personas .

La  humildad  es  la  medicina  del  alma ,  del  espíritu que  cura todas  las  enfermedades  provenientes  de  ese  mundo  inmerso  en  lo  más  profundo  de  nuestro  ser.  Si  practicamos  la  humildad,  es  casi  seguro  que  practicamos  la  justicia,  que    precisamente por  falta  de  este  valor ,   el  mundo  cada  día  se  percibe  más  revuelto  y  descompuesto  en  todas   las  fibras  de l  tejido    social.

Por  esto,  el  verdadero  cristiano  tiene  que  retomar    el  modelo  de  vida  d e  Jesucristo  quien  a  pesar   de   ser  una  persona  justa,  sabia  y  poderosa,  nunca  demostró  actos  de  soberbia, de  Prepotencia,  ni  mucho  menos   actos  de  indiferencia;  porque  Cristo  nunca  discriminó  ni  excluyó  a  nadie  durante  su  recorrido  en  la  vida  terrenal,  aunque  él  con  su  poder ,fácilmente  hubiese  podido  realizar  y  practicar  esa  de   actos;  pero  él  vino  a  la  tierra  fue  a  practicar  justicia,  humildad  y  a  liberar  a su  pueblo   del  flagelo  del  pecado,   de   la  esclavitud,   y  conducirlo  por  el  camino  celestial,  es  decir,  al  camino   del reino  de  los  cielos.

Muchos profesionales que por el hecho de poseer grandes títulos como post grados, magísteres, diplomados y muchas especializaciones más, se creen tener derecho para  juzgar  a  priory  a  otras personas, situación que cusa  un  sentido  paradójico  y  de  contradicción con relación  a  la  gran teoría del  método científico.

En  este mundo  excluyente  aún queda  una  pequeña  llamita  que  ilumina  el  corazón y  la  mente   de  las  personas   justas  y  humildes   que  están   en   camino  de la salvación, en  la  vía  para  transmitir  y contagiar de alegría  y  de  humildad  a  todos  las  personas y amigos.  Esas  personas  son  tú  y yo.

 

¡Practícalo¡   eso no  duele ni degrada,  y  además   es  gratis!  Sé  que  esta  tarea  es  compleja   y  cuesta   mucho,  pero vale  la  pena de  arriesgarse.

 

¡Anímate,  tú  puedes. Sé  tú,  una  persona   pilosa!