La duda mata

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Germán Vives Franco

Germán Vives Franco

Columna: Opinión

e-mail: [email protected]

La incertidumbre es uno de esos sentimientos que a los seres humanos nos causa inquietud e intranquilidad. Otro tanto sucede con las sociedades, y en general no es un sentimiento sano.  Los seres humanos transitamos por este mundo buscando certezas individuales y colectivas. Necesito saber que mi mujer me ama o que existe la otra vida o que la justicia es justa, para citar algunos ejemplos.  La angustia existencial recurre a  certezas de  fe y así sucesivamente.

 

Las instituciones son diseñadas precisamente para ser dadores de certezas, pero cuando las primeras no cumplen su cometido dan lugar a desajustes perturbadores. En Colombia tenemos grandes incertidumbres a las cuales las instituciones por razones de todos conocidas no han podido dar respuestas; y siendo este el caso las incertidumbres y sus efectos nocivos persisten.  Los fantasmas del pasado se resisten a desaparecer.

Entre las grandes incertidumbres que necesitan certezas, más temprano que tarde, menciono las siguientes:

¿Quiénes fueron los autores intelectuales y materiales del asesinato de Álvaro Gómez y de Luis Carlos Galán? Que la evidencia producida indique que de quienes se sospecha son inocentes no quiere decir que lo sean.  Habría que revisar la calidad de la evidencia.

¿Supo Samper que su elección fue comprada con dinero del cartel de Cali? Imposible no haber visto el mamut.  Pero de pronto estoy equivocado porque la justicia tampoco lo ha visto.  Pero el fantasma del mamut sigue ahí.

¿Qué fue lo que sucedió realmente en la toma del Palacio de Justicia?  Desde quien financió la toma, quien gobernó en ese momento de excepción, cuántas personas fueron torturadas y desaparecidas, y quiénes son los responsables de los delitos cometidos.

¿Cuál es verdaderamente el pasado de Álvaro Uribe?  ¿Cuáles sus nexos con la mafia y los paramilitares?  Si yo fuera Uribe, le pediría a la Corte que llevara hasta las últimas consecuencias la investigación sobre su cuestionado paso por la Aeronáutica Civil.  Yo renunciaría a la prescripción en aras de buscar certeza y limpiar mi nombre.  Cuando se está investigando a una persona que fue presidente, que la Corte se inhiba es una forma de mantener vigente el manto de duda y los cuestionamientos.  El fallo de la Corte puede tener dos lecturas: una de impunidad y la segunda, de debilitar la figura de Uribe al no despejar las dudas.  Desafortunadamente las dos lecturas no son excluyentes.

¿Sabía o no Uribe de todas las barbaridades cometidas por sus colaboradores?  ¿Las ordenó? Y este mamut era muchísimo más grande que el de Samper.

¿Cuál fue la naturaleza del contubernio entre las fuerzas militares y los grupos paramilitares y qué tan profundo fue?

Tantas preguntas e incertidumbres generadas a lo largo de décadas, han hecho de nuestras instituciones y de la vida nacional una casa de espantos llena de fantasmas que nos co-gobiernan.  Y como sucede con los fantasmas, cuando se cree que se han ido, vuelven y reaparecen y asustan y perturban….treinta, veinte, y quién sabe cuántos más años después.

En algún momento el país entero tiene que hacer un alto y reflexionar sobre la dirección que hemos tomado y el tipo de sociedad en que nos hemos convertido.  ¿Dónde equivocamos el camino y quién nos extravió?

Nos hemos equivocado muchas veces al favorecer liderazgos maquiavélicos en desmedro de la institucionalidad.  Por esto tenemos la casa llena de espantos.

No nos sirve un reflexionar a medias, certezas a medias, sino un reflexionar que sirva para deshacernos de los fantasmas que nos contaminan.  En estos casos la mejor certeza es la que da la verdad, por dolorosa que pueda ser.  Los que han sido protagonistas de nuestra historia tienen el deber moral de asumir sus culpas contando qué fue lo que sucedió.  El perdón sin explicación confunde y mantiene viva la incertidumbre.  En estos tiempos de impunidad contar la verdad no cuesta nada.  ¡Hágannos ese favor!

 

Por: German Vives Franco Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Más Noticias de esta sección

Publicidad