Sabino y Springer

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Tuto Santos Araújo

Tuto Santos Araújo

Columna: La Columna de Tuto

e-mail: [email protected]

 Dos casos han llamado la atención de los medios de comunicación y de los ciudadanos en general en todo el país. El tema lo tocó a colación porque demuestra la doble pasta y moral de muchos colombianos, hipócritas e indolentes. Se trata de la talentosa actriz Carolina Sabino y de la analista política Natalia Springer.

 

Sobre la Sabino, se supo que la  fiscalía iba a imputar cargos en su contra por haberse practicado un aborto.  La investigación de  algún fiscal mediocre de una universidad de garaje, se dio por las interceptaciones a su hermana la también actriz Lina Luna, por el tema del hacker. Es decir esa conversación privada,  entre dos hermanas era la prueba reina para estigmatizarla injustamente.  Y ahí salen ciudadanos indignados por el tema, apoyando a Sabino,  pero cuando se les pregunta  si están de acuerdo con el aborto en los tres casos aprobados por la Corte Constitucional, en mayoría lo rechazan tajantemente.

Sobre la Springer, hay que reconocer que esos contratos son altísimos,  sobre todo que según comentan, la Fiscalía tiene el personal de planta apta para esa labor, empero ella ha sido víctima de matoneo y burlas por parte  no solo de ciudadanos sino de influyentes periodistas por haberse cambiando su apellido.  Ahora le dicen Tocarruncho. Y estoy casi que convencido que todos esos ciudadanos que se burlan, que se indigna ven una hoja de vida de varias personas sea López, Suárez, Benavides, Pérez y Springer, no dudarían en escoger el apellido extranjero. Y a muchos si se les presenta la oportunidad de cambiárselo lo hacen sin pudor alguno.

Somos arribistas, aparentadores, burlones y oportunistas. Lo hemos visto con el caso de Sabino y Springer.

Ñapa. El primer lagartazo de la paz, el senador Roy Barreras, llegó a Santa Marta, atacando a nuestro alcalde. Este senador uribista de corazón, santista por interés,  es de los políticos más arribistas que haya conocido el país. Les recuerdo a mis lectores que este individuo pelechó los ocho años de su compadre  Uribe, al cual ayudó con su voto en varios proyectos de ley a ser a los pobres más pobres y a instigar la guerra en el país. Hoy posa de hombre de paz, cuando lo que tiene que aclararle al país son los temas de Caprecom y Estupefacientes.

Más Noticias de esta sección

Publicidad