Fronteras

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Tuto Santos Araújo

Tuto Santos Araújo

Columna: La Columna de Tuto

e-mail: [email protected]

Aclaro que estoy en contra de las medidas tomadas por el presidente de Venezuela en derecho a su soberanía, y duele ver cómo inocentes colombianos y de extrema pobreza pagan los platos rotos. Al grano:

 

El tema del cierre de la frontera comprendida entre Cúcuta y el estado Táchira, ha mostrado cuán catadura tiene algunos expresidentes e importantes funcionarios y exfuncionarios, reporteros, influyentes periodistas, analistas internacionales a sueldo así como muchos ciudadanos con respecto al tema.
Muchos ignoran los contextos históricos y lazos económicos y familiares de las ciudades fronterizas olvidadas por muchos gobiernos colombianos de esos mismos mandatarios que hoy se indignan y de una prensa y oligarquía que por siglos ha desconocido a esos compatriotas que viven en la frontera.

Cabe preguntar ¿Qué hizo el expresidente Gaviria, aparte de arruinar a la clase trabajadora por esos expatriados?, ¿Qué hizo el expresidente Pastrana, con el éxodo de millones de compatriotas que se fueron en su gobierno para España y Estados Unidos?, ¿Qué hizo el expresidente y hoy senador Uribe por ellos que se iban huyendo por la política de seguridad democrática?

Y de los noticiarios ni que decir. Causan repugnancia. Todos centran el debate a lo que hizo Maduro, pero no miramos otra óptica. De manera subjetiva miramos las consecuencias y no las causas ¿Por qué muchos compatriotas se fueron, se han ido y seguirán yendo? Si saben esos tristes periodistas que en Venezuela muchos colombianos se han operado gratis, algo aquí que es imposible gracias a la ley 100 de los indignados Gaviria y Uribe. Si saben que allá hacen su maestría cientos de miles de colombianos, algo que no lo pueden hacer acá porque estudiar es un privilegio y no un derecho.

Por último, si hay una realidad palpable y es que mucha delincuencia de nuestro país se ha ido para Venezuela, a hacer las suyas. Así como lo están haciendo al por mayor en Argentina, Chile, Panamá y España.

Lo demás ya huele a carreta, la misma historia trillada, "somos países hermanos", "somos más los buenos que los malos", "somos hijos de Bolívar" "no queremos la guerra", "somos la misma sangre" Lo que necesitan estos colombianos es ayuda ya, esa ayuda que el Estado les negó en décadas y por la cual emigraron a Venezuela, que les abrió las puertas de par a par.

Más Noticias de esta sección

Publicidad