Esteban Chaves camiseta roja en España

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Gustavo Hernández López

Gustavo Hernández López

Columna: Opinión

e-mail: [email protected]

En esta Vuelta a España 2015 que se está corriendo en carreteras españolas, sobresale y surge una figura ciclística, una promesa que apareció y mostró sus condiciones en el caballito de acero, tan pronto como fue el ganador en Francia del "Tour del Avenir" en el año 2011.

 

Se trata del bogotano Esteban Chaves, quién en esa prueba para los jóvenes sub23, es decir menores de 23 años, exhibió sus características de escalador, por cuanto en esa carrera predomina la montaña.

Ahí se abrió su horizonte promisorio. Ya había dejado sus estudios después de que recibió por ventanilla el grado de bachiller, con el ánimo de dedicarse de tiempo completo a la práctica de su deporte favorito.

Infortunadamente principiando el 2013 se accidentó grave y aparatosamente en una carrera en Italia. Estuvo en el Hospital inconsciente varios días, en estado de coma.

Tuvo además de las contusiones y laceraciones fruto de la caída, un trauma craneoencefálico y una fractura de clavícula. Terminadas las cirugías, un brazo no tenía movimiento, pues había perdido sensibilidad y movilidad, derivado del destrozo del conjunto de nervios. Situación ciertamente preocupante.

Realmente el diagnóstico médico era de que no podría continuar ni embalando, ni subiendo, ni bajando, ni desempeñándose en plano y en contrarreloj, esto es que debería abandonar aquello que tanto quería, su sueño de niño y de su Padre su principal mentor: "de estar entre los grandes del ciclismo".

Sucedía algo semejante a aquello que sufrió el boyacense Mauricio Soler, uno de los mejores escaladores del mundo en su momento, cuando se estrelló contra un poste descendiendo en la Vuelta a Suiza, cuando encabezaba la clasificación general y ahí terminó su figuración ciclística, dado que a duras penas sobrevivió. Sin embargo su felicidad ahora es ver por televisión los triunfos de sus compatriotas en el viejo continente, particularmente los de Nairo Quintana su paisano.

Qué coraje, qué valentía, qué capacidad, qué dominio de los nervios, qué corazón, el de Esteban Chaves. Se sobrepuso a todos sus inconvenientes físicos y con fe en sí mismo, con sus ganas de ser el número uno en el mundo, se encuentra actualmente este gigante de la cicla cruzando victorioso los caminos, los valles, las montañas y las ciudades del territorio ibérico.

Es verdaderamente una hazaña la que realiza este pedalista colombiano.
Es sin duda un ejemplo este joven ciclista. Nos ha dado conquistas importantes internacionales como juvenil y actualmente se perfila como uno de los corredores del top10 del mundo.

De estar completamente fuera de combate para emplear el lenguaje boxístico, se recuperó en forma tal, que hoy por hoy lidera la tercera Vuelta en importancia en el mundo. Ha ganado dos etapas y en el primer recorrido, con final de largo ascenso, prueba de fuego en la montaña sigue conservando la camiseta roja.

En la etapa en que se convirtió en el líder, obtuvo como ningún otro ciclista en esa competencia, prácticamente todas las camisetas: la de la combatividad, la de la regularidad, la de la montaña, la de la etapa y naturalmente la más significativa, que no es otra que la Roja.

Ha evidenciado un envidiable estado atlético, autocontrol, sangre fría, nervios de acero y mucha confianza en sí mismo. Su equipo Orica y mal haría en no mencionarlo, le ha colaborado y está dispuesto a dar la batalla, sobre todo en el plano, toda vez que en las subidas no tiene coequiperos que lo arrastren y le corten el viento. En las escaladas le ha tocado solo y se ha defendido extraordinariamente bien.

En las bajadas contra lo que se piensa que pudiese estar temeroso, recordando su grave lesión, ha demostrado seguridad y ha estado a la altura de los mejores en el descenso. Se han alcanzado en estos terrenos de declive promedios cercanos a los 80 kilómetros.

Tengo la seguridad como su padre de que fuera de las satisfacciones brindadas hasta este instante en esta competición de ruta ciclística, lo vamos a ver en el Pódium.

Solamente un factor de enfermedad, accidente o desperfecto mecánico nos podrá marginar de la alegría que nos proporcionará su éxito en la Madre Patria. No pensemos en ello, sino fuerza y mentalidad positiva para que sea el vencedor.

Más Noticias de esta sección

Publicidad