La victoria o la derrota es tu responsabilidad

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Alberto Linero Gómez

Alberto Linero Gómez

Columna: Orando y viviendo

e-mail: [email protected]

El otro día alguien dijo que su equipo había perdido porque había alguien "salado" cerca.

Me pareció una afirmación poco racional ya que nadie es "salado", todos tenemos la posibilidad de realizar nuestros sueños y nuestros planes.

 

Pero a la vez me pareció que la afirmación encubría el no poder explicar los errores cometidos.

Todo tiene una explicación. Nada pasa azarosamente. Siempre hay que tratar de entender la realidad encontrando las causas y las consecuencias de lo que está sucediendo.

Cuando alguien en la vida fracasa tiene que hacer el esfuerzo de encontrar las razones de porqué fracasó, no puede esconderse tras de la suerte o el azar su responsabilidad, sus errores en ese intento fallido.

Todo el que concluye que su derrota se debe al azar, a la suerte o, como decimos en la costa, a la "sal" lo único que está es demostrando su incapacidad para planear, organizar, gestionar y lograr el triunfo.

La suerte es la trinchera en la que se esconden los mediocres para no asumir sus equivocaciones y decisiones erradas.

Un mediocre cuando pierde o no es capaz de ganar siempre culpa a otro y no acepta su responsabilidad. Nadie pierde por "sal" de otros, pierde por incapaz o por distraído.

Cuando los fracasos son continuados seguro tenemos errores continuados y constantes.

No hay destino, ni maldición, ni maleficios sino incapacidad de aprender de los errores cometidos y seguramente se siguen cometiendo los mismos.

Algunos no aprenden de sus errores sino que los siguen cometiendo y claro siguen obteniendo el mismo fracaso por resultado.

No te pongas a buscar razones "extrasensoriales", lo que tienes que hacer es revisar detenidamente tu organización, las condiciones en las que se da y sobre todo la manera cómo se ejecuta el proyecto.

Ahí es donde estás las causas de sus fracasos no en reflexiones míticas ni relatos folclóricos que sólo demuestran la falta de preparación académica y emocional para alcanzar el éxito en la vida.

Nadie con desorganización, injusticias, incoherencias, mediocridad, inestabilidad emocional va a va alcanzar el triunfo realmente.

Si queremos triunfar tenemos que hacernos responsables de nuestras decisiones y generar los procesos necesarios para lograrlos.

La vida no está hecho, la vamos haciendo diariamente y le damos el rumbo según donde queramos llegar.

Si no sabemos para dónde vamos seguramente llegaremos a donde no queremos. Hay que ser inteligentes y saber construir el sentido.

Esto implica una profunda capacidad de entender y comprender la dinámica de la vida y no simplemente tener plata y mostrársela a todo el mundo.

Te recomiendo hacer un proceso de interiorización y darte cuenta qué cosas no estás haciendo bien, en qué te estás equivocando y que debes mejorar, para ello tienes que vaciarte de tu soberbia y actuar con humidad.

También, es necesario que revises bien los recursos que tienes para lograr tus objetivos y el proceso mismo con el que piensas alcanzarlos.

Trata de generar las condiciones que te puedan propiciar el triunfo y no sigas acusando a aspectos metafísicos de ser los culpables de tus derrotas. La victoria está en tus manos pero tienes que saberla construir y gestionar.

Publicidad