Generar empleo es clave

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Germán Vives Franco

Germán Vives Franco

Columna: Opinión

e-mail: vivesg@yahoo.com

El tema de la generación de empleo en Santa Marta y en el Magdalena es fundamental para la paz social. Incluso bajo el espejismo de las cifras del Dane, las últimas cifras para la ciudad de Santa Marta son preocupantes. Según el Dane la tasa de desempleo en Santa Marta es del 10.2 %, superando el promedio nacional. La realidad de la calle es otra: altísima tasa de informalidad, subempleo y desocupación.

Consecuentemente, es normal que todos aquellos aspirantes a ser elegidos en octubre estén tratando de buscar soluciones a este problema.

Entre las ideas que se escuchan pareciera estarse generando consenso alrededor de la idea de otorgar una exención tributaria a aquellas empresas que se trasladen a territorio magdalenense, y condicionando dicho subsidio a prácticas de contratación que favorezcan la mano de obra local. Como corolario a dicha propuesta se expresa que muchas de las empresas que se han ubicado en Santa Marta y el Magdalena no contratan magdalenenses sino que contratan personas foráneas. Rematan el análisis diciendo que esta estrategia de la exención tributaria ha sido exitosa en Barranquilla.

Desde ya hay que aplaudir la loable intención de muchos de los candidatos; sin embargo tenemos que cuidarnos para no caer en el simplismo torpe.

Para comenzar, no necesariamente lo que funcionó en Barranquilla va a funcionar en Santa Marta. Simplemente no estamos comparando manzanas con manzanas, ya que la estructura productiva de Barranquilla es muy diferente a la de Santa Marta. Además, existen otras variables que hacen deseable asentarse en Barranquilla.

Lo que realmente persuade a las empresas a situarse en un lugar determinado es el acceso a abundante y calificada mano de obra, por el peso que este tiene en la productividad y competitividad de las empresas. Dicho de otra manera, el desarrollo del Magdalena depende de nuestra habilidad para formar mano de obra calificada no sólo profesional sino principalmente técnica.

Hay otras variables que también pesan al momento de decidir dónde ubicar las empresas. El costo de la energía, calidad de la infraestructura y de los servicios públicos, costo del transporte, costo del metro cuadrado, conectividad  -puertos aéreos, marítimos y fluviales así como acceso a banda ancha y tecnología de punta, y por supuesto exenciones tributarias.

Hay dos razones que explican por qué las compañías no son persuadidas únicamente con exenciones tributarias. La primera, es que por lo general éstas son temporales; y la segunda, es que la sola existencia de exenciones tributarias en ausencia de los otros factores, especialmente mano de obra calificada, no es condición suficiente para que una empresa obtenga una óptima estructura de costos y una alta productividad por hora de trabajo.

Es entendible el afán por querer solucionar rápidamente tan apremiante problema pero tenemos que darnos cuenta que no hay una solución rápida. Se puede generar empleo rápidamente con la construcción, pero la mayor parte de los empleos creados no son de alta calidad y son temporales. De hecho la estrategia del gobierno nacional liderada por el vicepresidente, precisamente está enfocada a imprimirle dinamismo a la economía colombiana por medio los proyectos de vivienda e infraestructura. Así es como el gobierno puede mostrar hoy una de las cifras más baja de desempleo en mucho tiempo. ¿Es sostenible? No. El gobierno está tomando un riesgo calculado, y esperan que para cuando se agote esta estrategia contra cíclica, algo haya cambiado en la economía global que jalone otros sectores de la economía y que por lo tanto genere empleos.

En síntesis, las soluciones al desempleo en el Magdalena requieren de cambios estructurales en muchos frentes, y no me cansaré de repetirlo, siendo el principal y más importante la educación. La transformación productiva con alta generación de empleo sólo es posible en el largo plazo. Sin embargo, si se tiene un norte claro, entonces se pueden priorizar las iniciativas de tal manera que se implementen primero aquellas de gran impacto social.  También creo que es importante apostarle a una economía diversificada tanto para el Magdalena como para Santa Marta.

La tarea es monstruosa pero puede hacerse. ¿Qué tan fácil o difícil es? Es muy difícil si estamos todos unidos, pero es un imposible si estamos desunidos.

Publicidad