Gracias Dios mío

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Alberto Linero Gómez

Alberto Linero Gómez

Columna: Orando y viviendo

e-mail: palbertojose@hotmail.com

Señor, hoy estoy en tu presencia y te quiero adorar, quiero dejar que tu amor sea la ley de mi corazón, para que pueda tener una familia que viva siempre dándote gracias por las maravillas que diariamente haces con nosotros.

Es domingo, día del Señor, y además de descansar y de compartir con la familia, tenemos espacios para el dialogar con Dios, para darle gracias por la vida y poner en sus manos todos nuestros esfuerzos. La vida no se puede agotar en los esfuerzos diarios, ni en las tareas que realiza os siempre hay que trascender, encontrarse con Dios y encontrar un sentido superior a todo. Creo que eso es la oración. Ese leer la vida desde nuestra relación de Dios. Nos hace falta orar más para poder sostenernos en la existencia sin amarguras y sin miedos, para poder comprender lo que pasa y nos hace sufrir. Por eso hoy quiero compartirte una oración de mi libro: "oraciones para ser felices":
"Señor, te alabo y te doy gracias por cada uno de los momentos en los que tu amor se ha manifestado en lo que soy y en lo que hago. Gracias por darme tu Palabra como luz y tu compañía como fuerza para seguir en el camino.
Señor, Dios de la vida, que con tu sabiduría has creado todo lo que existe, para darme la posibilidad de vivir, te doy gracias en este día porque me has salvado, me has tomado y me has hecho revivir, has cambiado mis tristezas en alegría para que te glorifique, has secado mis lágrimas y me has dado la felicidad; por eso mi vida, en este día, la pongo en tus manos. Amén
Señor, mi Dios y protector, has estado siempre conmigo, no te has mudado, permaneces siempre fiel a tus promesas, pero yo he sido frágil y te he rechazado muchas veces con mis pensamientos, palabras y acciones. Gracias por ser siempre fiel y por estar conmigo todos los días.
Señor, mi Dios, hoy estoy alegre y quiero alabarte, porque tu misericordia es eterna, no te apartas de mí, aunque haya pecado, aunque me he alejado de tu camino, no me rechaces; gracias por ser mi Dios, por ser misericordioso y eterno. Amén
Gracias por amarnos tanto, Señor
Señor, hoy estoy en tu presencia y te quiero adorar, quiero dejar que tu amor sea la ley de mi corazón, para que pueda tener una familia que viva siempre dándote gracias por las maravillas que diariamente haces con nosotros.
Señor, Dios de amor, ayúdanos a comprender con gratitud que no merecemos tu amor y que sin embargo nos amas porque es grande tu misericordia, porque es inmenso tu amor.
Señor, gracias, porque pude experimentar una sanación interior profunda, al saberme amado por ti gracias, porque nuevamente te muestras en mí, de una forma diferente que me ayuda a mejorar todo mi ser y que se refleja en el modo de vivir.
Señor, Dios todopoderoso y lleno de misericordia, te damos gracias por tu amor, por la presencia de tu Hijo y por su pasión. Porque es la muestra de que amas y en todas las situaciones de dolor en mi vida siempre me salvas con amor. Amén"

Publicidad