Un traspiés no es un desastre

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Jorge Caicedo Correa

Jorge Caicedo Correa

Columna: Opinión

e-mail: [email protected]

Nuestra selección Colombia inició con un traspié el pasado 17 de Junio en la copa América 2015 en Santiago de Chile, aunque marcó un hito en la historia deportiva de Colombia.

Hacía 24 años nuestra selección no vencía a Brasil, el equipo mostró: fútbol, fuerza y coraje frente a una selección brasilera que se la jugaba al todo, con un mesías: Neymar quien fue anulado por la marca estricta de Carlos Sánchez y quien decretó el marcador fue Jeison Murillo.

Este triunfo para el recuerdo unió como siempre a los colombianos y me ratifico en lo que siempre he comentado, lo único que nos une es el fútbol, porque el país se encuentra bajo el ataque terrorista de las Farc que ha dinamitado torres de energía en Buenaventura, Tumaco, el Caquetá, volado oleoductos en el Putumayo, Tibú, destruido acueductos en Algeciras, asesinado gente en buses en Antioquia, sigue un rosario de victimas en Nariño etc., y a pesar de todo este desastre se observó en toda Colombia la gente festejando el triunfo de una manera apoteósica.

El bálsamo curativo fuel el gol de Jeison Murillo iniciando el partido anotó el gol de la victoria y nos deleitamos con la actitud de Carlos Sánchez que se convirtió en el edecán de la pelota, se la peleaba con ahínco al brasilero que la tuviera, el trabajo de Teófilo Gutiérrez fue descomunal y nuestro genial cancerbero evitó el empate de la cabeza de Neymar que fue la única posibilidad de gol que tuvo Brasil.

Pablo Armero, no estuvo en su mejor momento cuando nos enfrentamos a Venezuela, pero se reivindicó con Brasil. Colombia tuvo varias opciones de gol, la más clara fue la de James Rodríguez, pero de todas maneras el triunfo fue contundente ante un Brasil batallador, que al final inexplicablemente protagonizó un bochornoso espectáculo, su estrella Neymar, tal vez por los problemas en Europa de pago de impuesto o por la presión de la derrota, agredió a Armero y después a Murillo, lamentable final porque nuestro crack Carlos Bacca, se olvidó que en ese momento es un embajador deportivo de Colombia en la Copa América y le propino un desafortunado empellón a Neymar que le costó tarjeta roja y su ausencia en el juego contra Perú.

Al final recibió Neymar un consejo cristiano de James Rodríguez que se tranquilizara y se apegue al talento que Dios le dio. Este arranque de furia, le costó una multa de US $10.000,00 Dólares, la tarjeta roja que lo inhabilita para jugar en cuatro encuentros.

Posteriormente el domingo 21 de julio Brasil nos dio la mano al vencer a Venezuela por 2 goles a 1, nuestro seleccionado empató cero goles con Perú y el triunfo brasilero sin Neymar nos permite clasificar a la siguiente ronda.

Publicidad