Qué debe resolverse en Santa Marta

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Manuel Vives Noguera

Manuel Vives Noguera

Columna: Opinión

e-mail: [email protected]

Santa Marta tiene muchas necesidades, por lo cual un dirigente de esta ciudad requiere entender cuáles son los puntos neurálgicos más importantes para atacar, por ello quien pretenda dirigir esta ciudad ha de haber vivido y vivir en ella como primer término.

Esta capital tiene problemas grandes entre los cuales se destacan cinco puntos principales y otros muchos menos importantes pero causantes de inconformismo social, los cinco principales radican en la carencia y mala prestación del servicio de salud, el cual puede ser solucionado al suscribir contratos con todas las empresas que prestan este servicio en la ciudad a fin de que quienes tengan cédulas expedidas en Santa Marta o personas nacidas en Santa Marta sean atendidas de manera gratuita, ante la carencia de la suscripción a una EPS o Sisbén, es decir, los costos de estos servicios serían asumidos por el distrito de Santa Marta, dicho contrato sería anual y duraría tanto como se prorrogaría por el periodo de gobierno, de esta manera la cobertura de Salud de Santa Marta sería total, otra solución sería la creación de un megahospital donde se atienda en las mismas condiciones y obviamente habría que crear por lo menos dos hospitales en la ciudad con el fin de garantizar la calidad y disminuir los gastos programados del servicio.

Otro de los problemas que enfrenta la ciudad es la falta de cobertura en la educación, su mala calidad y la deserción escolar, la cobertura debe ser ampliada con la construcción de por lo menos cinco colegios que cubran diez mil cupos nuevos cada año, para que al finalizar el periodo de cuatro años existan veinte nuevos colegios y cuarenta mil nuevos cupos, los que cubrirán los alumnos que no desertaran más dado que se incentivarán actividades nuevas entre ellas el deporte, las artes y las ciencias de acuerdo con los talentos de cada alumno haciendo énfasis en ello, dichos talentos serán reconocidos por los docentes de cada área, la calidad de la educación solo puede estar dada por los maestros, quienes deben ser capacitados y algunos deben hacer cursos, de ser necesario en el extranjero con el fin de socializar nuevas políticas de educación con otros maestros, también en universidades nacionales públicas y privadas quienes suscribirían convenios con el distrito de Santa Marta para brindar constante capacitación a los educadores.

El tercer problema es la calidad y costo de la prestación de los servicios públicos domiciliarios, para lo cual el Distrito puede por medio de su Secretaría de Planeación Distrital reconocer que la estratificación en la ciudad está mal hecha, además puede disminuir costos del servicio implementando un subsidio o compra, para la obtención de energía limpia como la solar o la eólica, vendiéndola a los samarios a un bajo costo con el fin de recuperar la inversión e inclusive vendiendo pequeñas cantidades de acciones intransferibles solo a los samarios para generar identidad con el servicio.

Respecto del servicio de acueducto es bien sabido que hay que hacer grandes obras en materia de redes del servicio, para lo cual hoy contamos con cincuenta mil millones de pesos anuales aproximadamente provenientes del Sistema General de Participaciones, con ello si se invirtiera correctamente se resolvería gran parte del problema en cuatro años, los altos costos del servicio de agua se deben al bombeo que genera altos costos de energía eléctrica, por lo cual, al contar el bombeo con energía propia ya sea solar o eólica disminuye considerablemente el valor del servicio, además se requieren cuadrillas adicionales de acueducto y alcantarillado cuyos costos pueden ser pagados por el Distrito samario, parte del paquete accionario de la empresa de acueducto puede ser retirada de manos de los actuales accionistas y vendida como dijimos en pequeños paquetes de carácter intransferible solo a samarios para así capitalizar la empresa y hacer las inversiones del caso.

El servicio de gas natural ha tenido un incremento desproporcionado por lo cual se debe gestionar ante la Comisión de Regulación de Energía y Gas Natural para evaluar nuevamente los incrementos en el costo del servicio y de ser el caso llevarlo a un valor de menor proporción.

El cuarto problema es de turismo, hay que acomodar la ciudad a una ciudad turística de lo cual hay cuatro puntos claves, el puerto, el aeropuerto, los lugares históricos de la ciudad y la creación de una nueva estructura hotelera en cercanías al centro de la ciudad, a ello me he referido con anterioridad en una columna llamada "Santa Marta, Industria o Turismo" por lo cual a ello no me referiré nuevamente.

El último gran problema y quizá el más grave de todos es la carencia de valores en la sociedad y en la clase política, este solo se puede combatir dando un buen ejemplo mostrando a los samarios que no hay lugar a la corrupción en esta ciudad, porque para dar un paso hacia adelante hay que impedir que se enquiste la corrupción en el Estado y mucho menos en los samarios, hay que destituir a los funcionarios que impiden el buen funcionamiento de la Administración Pública y de ser el caso deben ser castigados severamente por la ley y a iniciativa del Alcalde de turno, rodearse de un grupo de gobierno incorruptible y construir sobre unas nuevas bases.

Entre los problemas menores está el exceso en el ejerció de la fuerza por parte de la Policía y la Armada Nacional, las multas excesivamente altas por infracciones de tránsito, la baja remuneración del trabajo samario, los desmedidos incrementos de algunos bienes y servicios, el mal estado de las vías, las concesiones R y T, Sociedad Portuaria, Malla Vial, Siett y Pag Car, son puntos menos importantes a los cuales debe dárseles solución con el fin de evitar el inconformismo de la sociedad samaria y lograr un mayor grado de felicidad en los habitantes de esta hermosa ciudad.

Publicidad