Coherencia y autenticidad al actuar

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Jairo Franco Salas

Jairo Franco Salas

Columna: Opinión

e-mail: jairofrancos@hotmail.com

Frente a los diversos conflictos de orden social que vive Colombia es meritorio que las personas preocupadas por esta situación, promovamos una trasformación que genere rechazo a los actos anómalos; iniciativa que requiere mucha voluntad y apoyo. Y debe ser una posición coherente con la visión de un gobierno equilibrado y pluralista; en otras palabras estamos motivando a los ciudadanos en general a incorporar criterios de decisión, sensibles a las consecuencias; de tal manera que podamos salir de la mentalidad anclada en el pasado.
Para ello es vital acelerar el trámite de actitudes que se conciben mediante un modelo de administración que garantice independencia y prosperidad, que abra espacios interactivos y que explore la posibilidad de implementar alcances innovadores y sobre todo socializar acuerdos temáticos bajo una misión pedagógica.
Todo lo anterior con la finalidad de no caer en la intolerancia social; entendida esta como el irrespeto ético al compromiso de los ciudadanos entorno al cumplimiento enfocado de bienestar social, donde lo justo, coherente se constituye en el objetivo sustancial, no al atropello, no a la intransigencia. Bajo estas premisas el individuo y la sociedad deben proceder con una mirada neutral entorno a las circunstancias; igualmente instruirse alrededor de mecanismos de seguimientos confiables que eviten actos intolerantes. Es menester tener pudor en extremo, excelencia y confianza, inducir a los jóvenes profesionales o no bajo una nueva ética fundada en la dignidad del oficio; enfoques sensatos que confronten la oferta y la demanda. Todas estas iniciativas y propuestas abordan la percepción social de lo que está sucediendo en la actualidadbajo una metamorfosis integral y radical que nos permita declinar a ideas que a nada conllevan.
Antagónicamente es nuestro deber mostrar un liderazgo servidor y no como el que actualmente vemos que se abre a codo limpio, agrediendo y es algo pasajero; esto como una opción que busca maximizar el potencial de la sociedad. Lo referente si se tiene en cuenta que el cambio se produce en el momento mismo que se enfrenta un aumento de la competencia; pues resulta esencialmente válido llevar a la práctica un gobierno ético que sea responsable en el campo social, donde los debates, las confrontaciones tengan como constante la lucha por intereses en privilegiar el beneficio de los más necesitados. En alcanzar igualmente un notable grado de estructuración social que acabe con la miseria, que siembra inseguridad y visualiza elementos y componentes del pensamiento crítico para formar ciudadanos competentes que respondan retos de esta sociedad convulsionada.
La intolerancia irracional impide al ciudadano avanzar en la conquista y el apoyo popular hacia la consagración de ideales que reafirmen el carácter democrático, civilista, pluralista, multicultural y multiétnico. Las buenas prácticas son el abono que impulsa la búsqueda incesante por construir procesos integrales que contribuyan a la confluencia social, a la transformación y cambios que se requieren, tales como diseñar escenarios de comunicación articulados a una vida digna en el ejercicio de los derechos y que logren civilizar la barbarie, cambiado la actitud bélica, hostil del ciudadano por una elevada dosis de tolerancia, perdón y reconciliación. Es esta una forma de reprimir la violencia contenida en la cotidianidad del ciudadano; en otros términos es frenar malas intenciones y el innegable placer de perder el control. Notamos situaciones conflictivas del día a día cargadas de humor, buena argumentación, pero con desenlaces inesperados, donde una simple respuesta tal vez sin el ánimo de ofender con dosis de burla disfrazada termine en una explosión de ira por parte del interlocutor que interpreta mal y actúa dejándose arrastrar por la intolerancia.
Concluyendo es de vital interés afianzar identidades que aúnen relaciones interpersonales para fomentar el crecimiento humano y el fortalecimiento de acciones a la dirección de desarrollo.

Más Noticias de esta sección

Publicidad