Amando lo que hacemos

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Alberto Linero Gómez

Alberto Linero Gómez

Columna: Orando y viviendo

e-mail: palbertojose@hotmail.com

Me preguntan cómo ser felices y creo que la única manera de serlo es hacer lo que nos gusta, lo que nos define.

Por eso te vuelvo a preguntar ¿amas lo que haces? ¿Estás a gusto con tus tareas diarias?

¿Qué puedes hacer para apasionarte más por tu trabajo? ¿Cómo puedes mejorar tu actitud frente a las tareas diarias?

¿Te diviertes haciendo tu trabajo? Si dejas que la vida se vuelva aburrida pronto no tendrás ganas ni animo para vivir.

La única manera que siempre haya en ti fuerza y animo es que sientas que lo que haces es lo que a ti te gusta y te está realizando.

El que no ama lo que hace es un desocupado así haga bastante.

La fuerza y el ánimo no viene de pases mágico viene de la coherencia interior, del hacer lo que nos gusta y de amar lo que hacemos. La motivación es fruto de la vida misma.

Hoy es un buen día para comenzar a apasionarte por cada una de tus labores. Seguro, en algunos momentos de la vida nos ha tocado hacer lo que no nos apasiona, y está bien que lo hagamos, el problema está en que nos quedemos haciendo eso para siempre y no aprendamos a amarlo.

Tenemos que buscar la manera de encontrar que nuestros gustos se realicen en nuestras actividades.

Hay trabajos que tienen que ser transitorios y a los cuales no nos podemos amarrar. Es necesario buscar siempre lo que sabemos nos define y nos realiza.

Tenemos que tratar de hacer lo que nos gusta y nos define. En estos días escuché una anécdota del poeta Rilke que me gustó: "un admirador suyo le envío una serie de poemas muy bien escritos y le preguntaba si él era poeta o no.

Rilke le contestó lo que escribiste es poesía pero para saber si eres poeta o no debes responder la siguiente pregunta ¿podrías vivir sin hacer poesía?
Si la respuesta es sí, entonces no eres poeta, si la respuesta es no, entonces si que eres un poeta".

Tenemos que trabajar en aquello que haríamos gratis, aún más en aquello que pagaríamos porque nos dejaran hacer.
Mucha gente está amargada y triste porque no hace lo que quiere hacer, porque se ha conformado con hacer lo que le toca, porque ha dejado de soñar y vive sumergida en una rutina desabrida y dañina.
No podemos dejar que eso nos pase, tenemos que estar siempre en cuestionamiento y en decidir vivir de mejor manera.

Para poder ser dueño de nuestro destino y realizarlo de la mejor manera tenemos que estar apasionados por lo que hacemos.
Hay que saber qué es lo que queremos hacer y cómo lo queremos hacer, y claro hacerlo con todas las fuerzas del interior de nuestro ser.
Sólo somos felices si vivimos realizando nuestra vocación.

Estoy seguro que la vocación no siempre se define desde la profesión, sino desde los intereses y las intenciones que mueven nuestra vida.
Sólo cuando dejamos que lo que nos define salga de nosotros y se realice en opciones de vida podremos verdaderamente ser felices.
Es el momento de llenarte de alegría y de gozo por lo que estás haciendo. Te bendigo y te deseo lo mejor, ánimo.

Publicidad