Monseñor Romero

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Tuto Santos Araújo

Tuto Santos Araújo

Columna: La Columna de Tuto

e-mail: [email protected]

El pasado 24 de mayo el Papa Francisco, declaró santo al arzobispo de El Salvador, Óscar Arnulfo Romero. Décadas duró engavetada esa beatificación, que bien merecida la tenía, con una persona comprometida con la paz de la República de El Salvador. La demora, dicen algunos obedeció al papa Juan Pablo II y el sectarismo de ciertos prelados de El Vaticano.

Romero ha sido uno de los arzobispos más reconocidos a nivel de América Latina. Fue un hombre que luchó por la paz de su país. Señaló en la guerra civil (1980-1992) todas las violaciones de derechos humanos, ejercidas por el Ejército a la población civil. Y también pedía a gritos al grupo guerrillero Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), que la salida negociada del conflicto era la alternativa.

Digno representante de la teología de la liberación, asimismo arduo defensor de los derechos humanos y víctima de la violencia desencadenada en ese pequeño país centroamericano, Romero representa la grandeza del ser humano. El 24 de marzo de 1980, mientras oficiaba una misa fue asesinado. Monseñor Romero, con sus denuncias y su ropaje a los más débiles dejó una gran huella en la historia universal.

Llegando al terreno de nuestro país, los que anhelamos la paz que somos mayoría, debemos recordar una y otra vez al santo Romero. Por cierto, el señor Procurador General de la Nación, en visita a España, como cualquier jefe de Estado, donde ha mojado buena prensa, ataca nuevamente el proceso de negociación en La Habana ¿Por qué este alto funcionario le echa tanta hoguera a las conversaciones?

Mi ñapa 1. ¿Qué hace el expresidente Andrés Pastrana, dando lora en Venezuela? Si le preocupan tanto los presos es mejor que se dé una pasadita a varias cárceles colombianas, donde cientos de miles de compatriotas viven estado de hacinamiento. La situación de nuestros presos es indignante.
Mi ñapa 2. Un gran activo nacional es Isagén. Digamos no a la venta de esta gran empresa colombiana. Por fortuna, el Consejo de Estado profirió medidas cautelares que frenan el proceso de subasta.

Más Noticias de esta sección

Publicidad