Construyamos un nuevo Magdalena

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Saúl Herrera Henríquez

Saúl Herrera Henríquez

Columna: Opinión

e-mail: [email protected]

Necesidad tenemos, imperiosa y urgente por decir lo menos, de alcanzar importancia en lo financiero, infraestructura, salud, educación, servicios públicos, telecomunicaciones, transporte, políticas públicas que conquisten social y políticamente el favor de la infancia, la adolescencia, la mujer, y tercera edad, como destinatarios directos de grandes medidas de protección, entre otros aspectos, que nos lleven a posiciones de primacía en lo nacional.

Igualmente, fortalecer y consolidar desarrollo industrial, agropecuario y turístico, que permitan al departamento nuevas salidas. Igualmente, fijar políticas públicas para el desarrollo integral, sostenible y equitativo, constructos que nos hagan sentir orgullosos por procurarnos un Magdalena eficiente, con calidad, que refleje el ahorro público de la colectividad, razón por la que debemos conservarlo y blindarlo para que las actuales y próximas generaciones puedan recibir superiores beneficios de los que de una u otra forma hemos sido partícipes.

Empeñarnos en desarticular y combatir todas las organizaciones al margen de la ley que actúan e interactúan en nuestro territorio, Romper los grados de aceptación que las complejas estructuras criminales conservan en ciertos sectores de la comunidad magdalenense, especialmente en su clase empresarial y social, siendo desafío inmenso lograr que en el imaginario popular dejen de tener cierto poder.

Seguir la ruta de superar la cultura del enriquecimiento ilícito. Hacernos una cultura que opte por trabajo, creatividad, educación, iniciativa empresarial, innovación y progreso.

Dejar atrás lo relacionado con delincuencia, violencia y demás aristas que de ellas se desprende y prestar mayor atención a la mujer como elemento diferenciador y dador de vida, a efectos que logren positivas transformaciones en sus condiciones de vida, posición en la colectividad, superior reconocimiento, mayor acceso al mercado laboral y el manejo de sus propios recursos económicos, entre otras garantías.

Propender por una infraestructura de transporte para que sea vital en el desarrollo económico e industrial. Gestar mayores y significativos avances digitales en procesos de telecomunicaciones, camino a brindarles un mejor servicio a los magdalenenses en cuanto a comunicaciones y buscar posicionarnos en todas las demás áreas con buenos resultados y con miras a sumar fortalezas en un mercado globalizado y altamente competido.

Claves del éxito serán en estos desarrollos rendirles cuentas a los ciudadanos y no a la tradicional clase política que sólo piensa en puestos y prebendas. Un buen desempeño fiscal, ya que sin unas arcas bien cuidadas es imposible lograr jalonar transformaciones. Sanear las finanzas.

Escalar posiciones en el índice de responsabilidad fiscal.
Buscar nuevas fuentes de recursos para impulsar el desarrollo económico. Acudir a la participación ciudadana activa y constituirlos en veedores del gobierno local.

Lograr alianzas público-privadas. Crear sinergias, confiar en la empresa privada para sacar adelante proyectos de distinta índole, trabajar en equipo, trabajar en llave con otros mandatarios.

Pensar en grande sin olvidar las pequeñas transformaciones como un primer paso hacia un mejor departamento; y lo más importante; desde la voluntad política, tomar la decisión de cambiar el statu quo sin que les tiemble el pulso. Eso es gobernar de verdad.

Publicidad