El peligro de los motociclistas

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Jorge Giraldo Acevedo

Jorge Giraldo Acevedo

Columna: Opinión

e-mail: [email protected]

Son preocupantes las estadísticas de muertes en accidentes con motos que en los últimos años superaron la cifra de 2500 personas en todo el país, entre conductores y peatones; es decir, 208 mensualmente y 6 a diario. Esto ocurre en parte, sin duda alguna, debido a la falta de controles rigurosos y efectivos por parte de la policía y las autoridades de tránsito en todo el país. Pero lo más lamentable y desafortunado es que Colombia, en comparación con otros países latinoamericanos, lleva la delantera en estos horribles casos.
¿Cómo es posible que en las principales ciudades de Colombia y más aún en los pueblos, las autoridades no impidan la realización de acciones propias de personas irresponsables que no se respetan a sí mismas y mucho menos a los demás?
He visto en la mayoría de pueblos colombianos a muchos motociclistas que manejan a más de 120 kilómetros por hora, lo que es peligroso para los mismos conductores pero aún más para los indefensos peatones.
El ciudadano común, en forma frecuente, tiene que ver carreras de motociclistas llamadas piques. Conductores de estos vehículos los manejan a altas velocidades sin tener en cuenta que por su estructura tienen mayores riesgos que en un automóvil. Además, son muchos los conductores de motos que se atreven a manejarlas sin utilizar el casco protector y mucho menos lo utilizan sus acompañantes.
Por otra parte, el sobrecupo es muy común y no resulta extraño ver en una moto a tres personas, incluso menores de edad. Como si lo anterior fuera poco, muchos conductores no respetan las señales de tránsito y aunque hay vías con carriles exclusivos para motos, lo normal es ignorarlas.
A todo lo anterior se suma que muchos motociclistas obvian el chaleco reflectivo durante las noches, lo que hace que visualizarlos en medio de la oscuridad sea cada vez más difícil; que no sea raro ver a menores de edad conduciendo motocicletas; que haya tanto irresponsable que conduzca embriagado y por las aceras.
Es importante que las autoridades se preocupen por ejercer mayores controles a este medio de transporte que en los últimos años presenta un incremento en el uso, tanto por las facilidades económicas para adquirirlo como por el aumento de la población y los problemas de movilidad.
Está bien que un buen porcentaje de la población se movilice en motos por asuntos de trabajo, movilidad y recreación, pero los conductores deben cumplir rigurosamente las disposiciones existentes en todos los órdenes y en forma rigurosa, tanto en lo referente a la máxima velocidad, que para vehículos automotores no puede exceder los 120 kilómetros por hora en vías nacionales y 80 en urbanas.

Lo más lamentable de esta grave situación es que sí hay medidas para prevenir accidentes con motos, pero éstas no se hacen cumplir por parte de la policía y las autoridades de tránsito en todo el país. Habrá que entender que en los accidentes de tránsito en que se ven involucrados los motociclistas, estos siempre llevan la peor parte pues es su propio cuerpo el que recibe el impacto del choque y, en términos muy generales, la imprudencia es la causante de que muchos conductores de motos mueran o queden con secuelas físicas de por vida.
Si los motociclistas en las principales ciudades del país y más aún en los pueblos representan un peligro para los peatones en general, todos debemos estar alertas para no caer víctimas de sus acciones imprudentes, avaladas por el incumplimiento de las disposiciones legales.

Publicidad