Si esto pasa en Europa, la situación es grave

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Arsada

Arsada

Columna: Opinión

e-mail: armandobrugesdavila@gmail.com

En estos días fui sorprendido por una noticia generada desde la Unión Europea, más concretamente del país ibérico, relacionada con una encuesta realizada en aquel país y auspiciada por la Fundación Española para la Ciencia y Tecnología (Fecyt), entidad dependiente del Ministerio de Economía y Competiti-vidad a través de la Secretaria de Estado (Seidi), cuya misión es impulsar la ciencia e innovación al interior de la sociedad española.
La investigación se titulaba:

"Encuesta de Percepción Social de la Ciencia" y apuntaba a escudriñar la imagen que la ciencia tenía entre los súbditos españoles y la verdad que no salen muy bien librados al respecto, ya que según la misma, los españoles en un 30%, es decir unos 13 millones de habitantes, tal vez influenciados por los dibujos animados de los Picapiedra, creen, sin duda de ninguna naturaleza, que nosotros los humanos convivimos con los dinosauros, algo totalmente inexacto, dado que estos enormes animales desaparecieron 60 millones de años antes que el homo sapiens hiciera su aparición sobre el planeta.

Pero igualmente, la encuesta encontró con que un 25%, aproximadamente 11 millones de españoles, piensan que el sol es el que gira alrededor de la tierra y no lo contrario y conste que estamos hablando de un conocimiento axiomático, teniendo en cuenta que desde los tiempos de Copérnico (1543), a quien le seguirá Galileo, ambos obligados por la Iglesia a retractarse, la ciencia fue fortaleciendo este conocimiento que hoy día no admite duda alguna.

Vale la pena recordar que en el siglo XVIII, ante la evidencia de los hechos nada pudo hacer la Curia Romana y tocó al Papa Benedicto XIV en 1741, autorizar la publicación de la obra de Galileo y con ella su teoría heliocéntrica y sólo en 1757, las obras que defendían esta teoría fueron sacadas del Índex del catálogo de los libros prohibidos por la Iglesia de la época.

Pero el asunto no quedó allí; según esta encuesta, un 11.5% de su población niega, que los seres humanos procedan de especies animales inferiores, es decir, rechaza totalmente la posibilidad del evolucionismo, actitud que se creía superada en lo que al catolicismo respecta, con el aporte que en su momento hiciera el religioso, paleontólogo y filósofo francés Teilhard de Chardin. Estamos hablando de la teoría del inglés Carles Darwin, que sostiene que las especies de seres vivos han cambiado a lo largo de la historia, razón por la cual, las actuales descienden de otras más primitivas.

De igual manera, la encuesta señala que el 43% de los españoles ignoran qué es el Fracking; estamos hablando de una controvertida técnica de explotación de petróleo que hoy divide a la opinión mundial, mediante la cual con agua y gas a alta presión, se fractura la roca del subsuelo terrestre y se hace subir a la superficie el preciado líquido, todo esto a un alto costo ambiental al contaminar los acuíferos y la atmósfera, además de gastar inmensas cantidades de agua que se perderán para el consumo humano, por el alto grado de contaminación a la que son sometidas en el proceso de utilización.

Lo preocupante es pensar que si esto pasa en Europa, la otrora cuna de la civilización occidental, que podrá estar pasando al interior de poblaciones como la nuestra. Recuerdo que en mis tiempos de universidad, una compañera de semestre me comentaba, muerta de la risa, que su padre decía no comer del cuento de la redondez de la tierra, puesto que estaba convencido que tal aseveración no era más que una estupidez de las muchas que por ahí pululaban. ¡De dónde flores, si no hay jardín!

Más Noticias de esta sección

Publicidad