La deshumanización del Estado

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Alfonso Lopez Carrascal

Alfonso Lopez Carrascal

Columna: Pedagogía Constitucional

e-mail: [email protected]

Nuestro jurisperito y jurisconsulto Dr. Rodrigo Noguera Laborde, nos dejó un legado espiritual que desarrollar, como es el del humanismo cristiano, en que sin necesidad de tomar bandería religiosa o política, se tenga en cuenta en el hombre el realce de los valores y bajo esa mirada podemos asistir al espectáculo, de lo que es el Estado colombiano de hoy, en que podríamos decir, se está deshumanizando y solamente vemos en él una fuente lucrativa de hacer dinero acudiendo a la contratación, diferente a la Constitución de 1886, que era clientelista y en que el mejor actor político era el que diera mas empleos, pero resulta, que al Estado se le presenta como un gigante ineficiente y corrupto, que debe desmontarse y lo más grave, es que vemos en la ciudadanía un aparente consenso, que se inspira por la desconfianza hacia instituciones que no permiten el desarrollo de la vida social con fluidez, y además, un Estado inequitativo, en que los beneficios son para roscas o grupos privilegiados.

El modelo neoliberal, inspirado por el presidente Gaviria en la Constitución de 1991, trata de superar la crisis nacional, enfilando sus baterías contra el Estado, para reducirlo a sus justas proporciones y no se convierta en un empleador mas, como una formula mágica, sin evaluar las consecuencias sociales, porque habría que anotar que el gigantismo del Estado, no se debe utilizar para justificar una política de gobierno, sin otros argumentos que la necesidad de reducir el déficit presupuestal, dentro de una perspectiva economicista.

No se puede negar que el Estado colombiano padece de un alto grado de ineficacia, el cual en principio, puede atribuirse a su tamaño y en que en vez de crear alicientes tributarios para alimentar el empleo, por parte del empresario privado, lo que hace es acudir cada vez mas a la elevación de impuestos, cuando la misma Carta en su preámbulo habla de un Estado justo.

También hay que acotar, que en el fondo, la concentración del poder sale en búsqueda del clientelismo burocrático dando lugar a que la contratación administrativa y las nóminas estatales, constituyan un fortín político disputado con ferocidad y a su vez, los grupos económicos fomentan la intervención estatal y territorial cuando conviene a sus intereses particulares, restándole autonomía al Estado, de esto, y como lo anota la Dra. Marianela Fuertes Forero, la construcción de un Estado eficiente, descentralizado y autónomo es el requisito necesario para la existencia de la democracia, y la entronización de un proceso de la humanización, como lo quiere el humanismo cristiano pregonado por el Dr. Laborde Noguera.