Es un problema social no reconocer Ia importancia de los maestros

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Oscar Bravo Rojas

Oscar Bravo Rojas

Columna Sociológica

e-mail: [email protected]

Uno de los más destacados científicos colombianos, el neurofisiólogo Rodolfo Llinás, quien desde hace varios años trabaja en el laboratorio de la Universidad de Nueva York, habló con El Radar de Blu Radio sobre las preocupaciones que tiene frente a nuestro modelo educativo, y considero necesario como docente que soy reproducir esta entrevista, que es una radiografía de nuestra realidad social, al no reconocer la importancia de los maestros

Llinás lideró en 1994 la Misión de Sabios, un grupo de colombianos destacados en ciencia, literatura e historia que presentaron un informe para transformar la educación e impulsar el desarrollo del país.

En su momento, ese documento quedó sólo en el papel y ahora el científico se declara dispuesto a volver a apoyar a Colombia para buscar cambios en el sistema de educación para millones de niños y jóvenes.

Usted ha sido un convencido de que en Colombia debe haber un cambio en el modelo educativo. ¿Cómo ve a la distancia lo que pasa con la educación en nuestro país?

La educación en general está muy mal, no solamente en Colombia sino en el resto del mundo y tiene que ver con el hecho de que no entienden que educar es dar información en contexto, información que pueda servir.

La educación de los colombianos no es buena, el problema es que la metodología para enseñar está poco desarrollada, los maestros son personas que no son tan respetadas como deberían ser, es decir: en el resto del mundo un maestro de escuela es una persona importante, que le está enseñando a nuestros hijos a pensar; en Colombia es como si los maestros fueran simplemente cuidadores de niños. Es un problema social no reconocer a los docentes.

Uno de los puntos que originaron el paro de maestros oficiales que hoy afronta el país tiene que ver con los bajos salarios que reciben. ¿Cómo analiza esa situación?

Los maestros tienen toda la razón. Dada la responsabilidad que tienen, simplemente no se les reconoce y es obvio por el hecho de que no se les paga lo que debería costar ese trabajo. Es algo socialmente problemático porque no se reconoce a gente que es absolutamente central en la organización de un país.

Usted lideró la Misión de Sabios que en 1994 hizo una serie de recomendaciones para cambiar el modelo educativo del país para el desarrollo. ¿Hoy volvería a apoyar al Gobierno si se lo piden?

Claro que lo apoyaría, el problema grave es que, en ese momento, hace 20 años dijimos que para que la educación pudiera desarrollarse, había que aumentar la cantidad de dinero invertida en el sector. Hablamos del uno por ciento del PIB, en lugar del 0,1 por ciento, porque esa es la inversión más importante que puede hacer un país.

Un pueblo que no esta educado es un pueblo que no puede competir con el resto de mundo. Hoy la competencia no es con Venezuela, la competencia es entre Colombia y Estados Unidos y los países de Europa.

¿Qué opina sobre programas como el que se adelanta por parte de Colciencias para la repatriación de "cerebros fugados"?
Podría ser una magnífica idea si realmente les pudieran ofrecer lo que ellos tienen en otros países. Si usted trae a Colombia un científico de primer nivel y lo pone en una situación donde el sistema no es suficientemente alto para que pueda hacer su ciencia, está matándolo, cuando podría ser un colombiano en el exterior haciendo las cosas muy bien.

Ojalá la Ministra de educación y Santos tuvieran en cuenta este concepto de un científico colombiano, que si es conocedor de la problemática existente, que es por lo demás sería, preocupante y de gran trascendencia. Como dijera el periodista Félix de Beduot: "Un país que le da un trato de segunda a sus maestros está condenado a ser un país de tercera".

Más Noticias de esta sección

Publicidad