Estamos a tiempo

Editorial
Tamaño Letra
  • Font Size
Expertos, versados, peritos y técnicos están de acuerdo con que es el momento oportuno para tomar medidas para prevenir la propagación en América del Fusarium Raza 4 Tropical, un hongo que afecta seriamente los cultivos de banano y que ya se ha detectado en Colombia.

La producción mundial de banano y plátano se encuentra amenazada por una nueva raza del hongo Fusarium, agente causal de la Marchitez por Fusarium ya que es particularmente devastador porque ocasiona síntomas de marchitez y muerte de la planta y permanece por décadas en el suelo, haciendo difícil su manejo.
De este hongo se conocen 4 razas, tres de las cuales tienen como hospedantes el banano y el plátano. Entre 1920 y 1950, la Raza 1 de Foc causó una de las epidemias más severas, eliminando grandes áreas de producción de “Gros Michel”, que para aquella época, era el principal banano de exportación en los países de América Latina y El Caribe. Afortunadamente, esta situación se superó con el uso de un cultivar resistente, denominado “Cavendish”, que posteriormente se constituyó como el principal banano de exportación en el mundo. Sin embargo para la década de 1990 y cuando se creyó que el problema estaba resuelto, se reportó en Taiwán una raza más agresiva de Foc denominada raza 4 tropical (Foc R4T), afectando cultivares Cavendish y la cual en un periodo de 12 años alcanzó una afectación de 1.200 hectáreas. A partir de allí Foc R4T se extendió hacia los países del sudeste asiático como Indonesia, Malasia y Filipinas; China, Norte de Australia, India, Pakistán, Oriente Medio como Jordania, Israel y el Líbano y África, en Mozambique; actualmente, está presente en 19 de los 135 países productores de musáceas, estimándose que más de 100.000 hectáreas ya están afectadas por la enfermedad.
La eventual llegada de Foc R4T al continente americano y particularmente a Colombia, donde la producción de banano y plátano es renglón estratégico en la económica campesina y donde estas especies constituyen una fuente básica de alimento en cientos de hogares colombianos, ha generado la necesidad de implementar acciones preventivas a fin de mantener el estatus de ausencia de esta plaga en el país.
Los cultivos de banano en el Magdalena y en nuestro país están en riesgo, es ahora de unir todos los esfuerzos en contra del Fusarium RT4 y que se puedan trabajar en alianza con diferentes actores serán relevantes para proteger la producción de banano en Latinoamérica y el Caribe, que constituyen la zona de mayor producción comercial de este producto y de plátano en el mundo.
Un grupo de expertos participó participo un taller para conocer los planes y las medidas que las autoridades de los países afectados han tomado parta evitar la llegada del virus y en Colombia se estuvo en esta actividad y se analizaron las determinaciones tomando junto con el gobierno central, que ha estado muy interesado en este proceso, dando como resultado que es el momento oportuno para actuar y que se debe contar con suelos sanos y con sistemas de vigilancia constante, haciendo esfuerzos para conocer, prevenir y enfrentar la enfermedad; de esta forma se tiene en cuenta las experiencias prácticas en el manejo integrado de la plaga y ejemplos concretos de opciones tecnológicas para convivir con ella, de manera eficiente, desde el punto de vista productivo.
Hasta hace solo unos meses el continente americano estaba libre del Fosarium R4T y en este momento la mayor preocupación es que desde Colombia pase a otros países bananeros de la región ya que este virus hace que plantas de banano y plátano se marchiten.
El hongo se encuentra ya, además de Colombia, en Indonesia, Malasia, Filipinas, China, Norte de Australia e India, Pakistán, Jordania, Israel, Líbano y Mozambique y ha destruido en esos países unas 100.000 hectáreas de cultivos de banano. Según los expertos no existen opciones de manejo químico eficientes ante esta plaga que se alberga en el suelo y puede sobrevivir hasta por 30 años. Además se desconocen variedades resistentes, por lo cual es necesario tomar medidas de bioseguridad y buenas prácticas para prevenir, controlar y vigilar y diagnosticar en caso de reportar un brote.

Más Noticias de esta sección

Publicidad