Trabajar unidos

Editorial
Tamaño Letra
  • Font Size

El secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, y su homólogo colombiano, Carlos Holmes Trujillo, en  su próxima reunión en Washington  debatirán sobre cómo pueden expandir la cooperación bilateral en la erradicación de cultivos de coca para reducir en un 50 % su producción para 2023.

Estos planes ambiciosos de la política exterior del gobierno Duque, cumple con las expectativas propuestas ya que se han visto signos de progreso, como la reducción de los cultivos de coca en 2018 por primera vez en seis años; lo que no es óbice para  considerar que tanto Estados Unidos como Colombia deben incrementar su colaboración y lograr de esta forma que la lucha sea más efectiva.

Hay que recordar que el gobierno de Duque recibió de su antecesor cifras alarmante en cuanto  a la producción y comercialización de la droga y de cultivos ilícitos, debido, entre otras motivaciones, a la suspensión de la fumigación con glifosato, petición que se le cumplió a los ex guerrilleros de las Farc,  en la mesa de negociaciones de paz en La Habana. De ahí en adelante, los cultivos crecieron en forma masiva y alarmante llegando a topes record en la historia de este terrible flagelo.

Es así que queda mucho más trabajo por hacer.  Se debe acordar hablar sobre cómo expandir los esfuerzos antinarcóticos para conseguir y mantener una meta de trabajo sostenido, en esa meta en cinco años.

Ambos gobiernos deben alcanzar  un acuerdo  para trabajar juntos con el objetivo de rebajar la producción estimada de cocaína y cultivos de coca en un 50 % para 2023 y comprometerse  a cumplir esa meta. Estados Unidos tiene un interés especial en el resultado de la producción y el tráfico de narcóticos; es por eso que se ha unido al presidente Duque estableciendo un ambicioso objetivo de reducir el cultivo de coca y la cocaína a la mitad para el año 2023.

Los dos titulares de Exteriores también abordarán medidas económicas para incrementar el comercio entre Colombia y  Estados Unidos así como la crisis política venezolana ya que  Colombia seguirá implementando sanciones para aislar al régimen del presidente venezolano, Nicolás Maduro, entre otras intenciones que tienen ambos gobiernos.

Desde la Casa Blanca y el Palacio de Nariño deben seguir velando a través de todos los medios políticos y diplomáticos para trabajar, junto a los países del Grupo de Lima, junto a Estados Unidos junto a la Organización de Estados Americanos, OEA y junto a otras democracias del mundo para crear las condiciones que lleven a un cambio positivo en Venezuela.

Colombia y EE.UU. respaldan en Venezuela al líder opositor Juan Guaidó, reconocido como presidente interino del país por medio centenar de países.

Más Noticias de esta sección

Publicidad