El Instrumentum laboris para la Amazonía

Editorial
Tamaño Letra
  • Font Size
Desde ayer domingo y hasta el 27 de octubre comenzó en Roma el Sínodo de los obispos para la región Panamazónica, convocado por el Papa Francisco, pero cuyo Instrumentum laboris, publicado el 17 de junio, ha recibido críticas.

En esta ocasión el Sínodo tiene por tema “Amazonía: nuevos caminos para la Iglesia y para una ecología integral”.El Papa Francisco ha explicado que la convocatoria tiene como objetivo principal “identificar nuevos caminos para la evangelización de esa porción del Pueblo de Dios, especialmente de los indígenas, frecuentemente olvidados y sin la perspectiva de un futuro sereno, también como resultado de la crisis de los bosques amazónicos, pulmón de capital importancia para nuestro planeta”.

Participan obispos de los nueve países cuyos territorios abarcan porciones de la Amazonía: 4 de Antillas, 12 de Bolivia, 58 de Brasil, 15 de Colombia, 7 de Ecuador, 11 de Perú, 7 de Venezuela y por lo menos 172 invitados especiales.

El Instrumentum laboris, aprobado por el Consejo Presinodal, fue publicado por el Vaticano el pasado 17 de junio.

El documento tiene 147 puntos divididos en 21 capítulos, separados por tres partes que abordan los siguientes asuntos: “La voz de la Amazonía”, entendida como escucha de ese territorio; la “Ecología integral: el clamor de la tierra y de los pobres” y la Iglesia “con rostro amazónico y misionero”.

Según los responsables del documento, su objetivo es presentar la situación pastoral de la Amazonía y nuevos caminos para una evangelización más incisiva. Además, está redactado como reflexión sobre el problema ecológico que interesa a esa región, según la encíclica Laudato Si’.

El Instrumentum laboris confirma que “el celibato es un don para la Iglesia”. Sin embargo, también recomienda, entre otras cosas, la posibilidad de ordenar sacerdotes a ancianos casados, llamados “viri probati” en áreas remotas.

En el punto 129 explica que en las zonas más remotas de la región se interrogan sobre “la posibilidad de la ordenación sacerdotal para personas ancianas, preferentemente indígenas, respetadas y aceptadas por su comunidad, aunque tengan ya una familia constituida y estable, con la finalidad de asegurar los Sacramentos que acompañen y sostengan la vida cristiana”.

La ley canónica para la Iglesia Católica latina prohíbe la ordenación de hombres casados al sacerdocio, con excepciones limitadas con respecto a la ordenación de líderes eclesiales anglicanos y protestantes que se han convertido al catolicismo.

Asimismo, a pesar de las voces a favor de lo que propone el punto 129, el Papa Francisco aseguró en una entrevista con el diario italiano La Stampa que la posibilidad de ordenar sacerdotes casados no es un tema importante del Sínodo. “Absolutamente no: simplemente es un número del Instrumentum laboris. Lo importante serán los ministros de la evangelización y los diferentes modos de evangelizar”, afirmó.

Sin embargo algunas controversias han surgido alrededor del escrito. En junio de 2019 el Cardenal alemán Walter Brandmüller, de 90 años, expresó sus objeciones al documento de trabajo en un artículo titulado “Una crítica al Instrumentum laboris del Sínodo para la Amazonia”.

“Hay que afirmar con determinación que el ‘Instrumentum laboris’ contradice la enseñanza vinculante de la Iglesia en puntos decisivos y que, por consiguiente, debe ser considerado herético. En la medida en que incluso la Divina Revelación es puesta en duda, o malinterpretada, se debe también hablar de apostasía”, indicó el clérigo.

Según el Purpurado, tres cuartas partes del Instrumentum laboris tienen afirmaciones que solo “marginalmente” se relacionan con “el Evangelio y la Iglesia”.

En julio, el Cardenal alemán Gerhard Müller también presentó sus objeciones al Instrumentum laboris.

En un análisis ofrecido, advirtió una ambivalencia en la definición de términos y objetivos del documento. En segundo lugar, asegura que “la estructura del texto presenta un giro radical en la hermenéutica de la teología católica”.

El Cardenal venezolano Jorge Urosa también abordó en tres artículos los pros y contras del Instrumentum laboris; así como el Obispo Emérito de Marajó (Brasil), Mons. José Luis Azcona, quien laboró en la diócesis amazónica entre 1987 y 2016, y que en varios artículos advirtió las falencias del Documento de trabajo del Sínodo de la Amazonía.

Más Noticias de esta sección

Publicidad