Esfuerzos que dan resultados

Editorial
Tamaño Letra
  • Font Size
Tiene toda la razón la vicepresidenta de Colombia, Martha Lucía Ramírez, cuando destacó los desafíos que la migración venezolana representa para los países de la región y abogó por proyectos para crear empleo y proveer educación, salud e inclusión.

La migración venezolana es un problema de todos los países que comparten territorio con Venezuela y Colombia por ser fronteriza con ese país, recibe cada día más venezolanos y por tanto se necesario que se haga más y mejor, que entre todos los colombianos se reciba a esta migración venezolana para permitirles que se reincorporen realmente a las sociedades y que sus hijos y mujeres, que llegan buscando un sistema de salud, encuentren en nuestro país esa solidaridad que siempre ha demostrado los colombianos con los migrantes cualquiera sea su nacionalidad.

La vicepresidenta Ramírez recordó que Colombia ha recibido ya casi 1,8 millones de venezolanos y que lo ha hecho con verdadero compromiso porque son nuestros hermanos, y hay muchísimos venezolanos que tienen sangre colombiana; todos somos latinoamericanos, una mezcla de sangres.

Por ello, Ramírez aboga por que la respuesta colombiana no puede ser otra que la solidaridad, pero evidentemente se reconoce que esto genera una presión enorme Y se refiere propiamente al peso económico que representa este fenómeno migratorio, el mayor en la historia de América Latina y que ya supera los cuatro millones de personas ya que para Colombia esa migración significa nada más y nada menos que medio punto del PIB.

Ramírez, en su participación en la sesión inaugural de la sexagésima Asamblea Anual del BID, destacó el trabajo liderado por su presidente, el también colombiano Luis Alberto Moreno, por haber puesto en práctica, bajo el liderazgo del presidente, Iván Duque, un plan de impacto por valor de 2.800 millones de dólares para que se establezcan empresas nuevas en la frontera con Venezuela.
Y es que este tipo de acciones es la que se necesitan para generar empleos de calidad que dignifiquen las vidas tanto de venezolanos como de colombianos que viven en la zona de frontera.

Con todos estos logros sigue siendo un reto enorme los problemas que se presentan en materia sanitaria, en educación y otros campos, y por ello todos los esfuerzos que se están haciendo por parte de los cooperantes realmente estén orientados a absorber bien esta población, además son válidos para mejorar las condiciones de vida de los migrantes.

Este es un esfuerzo que en ninguna medida debe disipar la presión ni un solo día por el restablecimiento de la democracia y de las libertades en el pueblo venezolano

Más Noticias de esta sección

Publicidad