Adiós a ‘La Cantaleta’ de Monery

Editorial
Tamaño Letra
  • Font Size

Se fue la voz de La Cantaleta. Carlos Alberto Monery Barros, o como el mismo se identificaba a diario: Carlos A. Monery B., falleció el pasado sábado a sus 77 años.

El creador del espacio más original de la radio samaria que por 44 años entretuvo las mañanas de los hogares en emisoras como La Voz del turismo, Radio Galeón, Ondas del Caribe, Radio Magdalena y Radio Rodadero, no va más.

La Cantaleta, que iniciaba con el coro de la canción titulada con el nombre del programa y cantada por la orquesta Los Rivales de Barranquilla, se enmarcaba como una radiorevista  donde la crítica salpicada con un humor informal, sin libreto, mantenía a los oyentes, sobre todo a las amas de casa y comerciantes pegados al dial para escuchar las ocurrencias de Monery que a todo le sacaba risas.

Como no recordar su risotada características “Je,je,je, ¡vaina buena!” cada vez que se acordaba de alguna anécdota. O sus frases célebres como “En Santa Marta se muere de todo menos de hambre”.

Sin pasar por alto las burlas permanentes hacia el Unión Magdalena al que le llamaba “el circo”, pero con el paso de los años  pudo poco a poco cambiar su concepto.

Hasta para sus cuñas radiales tenían un toque diferente a las demás, razón por la cual era difícil pasar a otra emisora mientras los transmitía. Santa Marta perdió a su más original locutor radial. Mucho antes que cadenas capitalinas inundaran las tardes con humorísticos espacios, ya Monery había trajinado con lucidez esos caminos de la sátira. 

Solo los llamados ‘baby boomers’ y algo de la ‘generación X’ lograrán recordar las ocurrencias de este personaje de la cultura local. Es por ello que este tipo de figuras  no deben perecer en el ostracismo y reconocérseles el rol el cual han sobresalido, tal como fue este locutor, periodista, quien inició como programador musical y que con los años, gracias a esa originalidad característica de su persona, dio sello propio a un personaje icónico de la radiodifusión samaria.

Adiós a la voz inconfundible de Carlos Monery que de seguro irá a ‘armarle’ en el cielo la cantaleta a amigos como Joaquín Sierra Silva o el ‘Capi’ Ospina, con quien compartió sinnúmero de programas, pero en especial a su madre que a diario la recordaba con especial cariño, doña Gilma Barros.

Más Noticias de esta sección

Publicidad