Una presencia que es verificación

Editorial
Tamaño Letra
  • Font Size

El presidente Iván Duque pidió al Consejo de Seguridad de la ONU que prolongue por un año más la Misión de Verificación del acuerdo de paz pues considera que su acompañamiento es vital para este proceso de reincorporación de los exguerrilleros; además esta petición debe tener en cuenta, que hay factores que entorpecen el proceso de paz y no es precisamente el gobierno actual.

Al entregar esta petición al presidente del Consejo de Seguridad, Duque está actuando en derecho ya que este acompañamiento de la Misión por un año más, será testigo imparcial de lo que suceda con el proceso, que más han sido resbalones y tropiezos, seguramente por lo mal concebido que fue.

El gobierno colombiano hizo la solicitud porque considera que el trabajo de la Misión de Verificación es vital para la reincorporación de los exguerrilleros de las Farc que se acogieron al acuerdo de paz y su trabajo, su escrutinio y su acompañamiento es vital para el éxito de este proceso de reincorporación, que esta en veremos con los principales cabecillas de las Farc, que en su mayoría han aprovechado para huir y refugiarse en países vecinos.

El Gobierno colombiano y las Farc firmaron en noviembre de 2016 un acuerdo de paz tras más de cuatro años de negociación y en él se específica que la ONU es la encargada de verificar la implementación de lo pactado. Al respecto, el presidente del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, pudo constatar de primera mano, los avances del proceso de implementación del acuerdo de paz, de los desafíos que aún presenta y del incumplimiento  por parte de algunos actores del mismo proceso y que han generado violencia de toda clase y a pesar de los acuerdos de paz, no se acogen, sino que huyen y se esconden para seguir delinquiendo.

Vale la pena tener en cuenta que  ha sido una oportunidad de recibir el compromiso de Colombia con este proceso y reiterar la unidad que existe en el Consejo de Seguridad con respecto al proceso de paz en Colombia, que sigue siendo no solo un ejemplo para Latinoamérica sino para toda la comunidad internacional. Por su parte el gobierno de Duque enfrenta retos en la implementación del acuerdo como lo son el asesinato de los exguerrilleros que el partido Farc cifra en al menos 140 desde el 24 de noviembre de 2016 y que quieren se achacados a fuerzas oscuras con vínculos en la autoridades nacionales. Se han presentado asesinatos de excombatientes y al igual que ha ocurrido con la mayoría de casos de líderes sociales, y detrás de estos casos esta la presencia de grupos armados ilegales como el ELN, los Caparros y el Clan del Golfo, entre otros.

Más Noticias de esta sección

Publicidad