Días de reflexión y conversión

Editorial
Tamaño Letra
  • Font Size
El Jueves Santo da inicio a los días más sagrados para los católicos que celebran cada acto con devoción, fervor y recogimiento y es por tanto es la fiesta cristiana, anual y tradicional, que se celebra el jueves anterior al Domingo de Resurrección, dentro de la Semana Santa, y que abre el Triduo Pascual.

En este día la Iglesia católica conmemora la institución de la Eucaristía en la Última Cena y el lavatorio de los pies realizado por Jesús Con el pasar de los años la Semana Santa, concebida como una época de recogimiento y reflexión, se ha convertido en un periodo para vacacionar o descansar dejando atrás las tradiciones religiosas y olvidando el verdadero significado de este periodo.

Este año la Semana Mayor debe servir para acercarse a Dios, reconocer el sacrificio de nuestro señor Jesucristo y recibir la protección especial del Espíritu Santo, independientemente del credo o la religión que se profese.

Durante estos días, la Iglesia Católica dispondrá de sus servicios para recordar los momentos vividos por Jesucristo en su camino a la cruz, los sucesos previos a su entrega y la crucifixión para el perdón de los pecados de la humanidad.

La Semana Santa es la conmemoración cristiana anual de la Pasión, Muerte y Resurrección de Jesús de Nazaret. Por eso, es un período de intensa actividad litúrgica dentro de la religión cristiana y da comienzo con el Domingo de Ramos y finaliza el Domingo de Resurrección, aunque su celebración suele iniciarse en varios lugares el viernes anterior (Viernes de Dolores).

Precedida por el tiempo de Cuaresma, en la Semana Santa se celebra la institución de la eucaristía en el Jueves Santo, se conmemora la Crucifixión de Jesús el Viernes Santoy la Resurrección en la Vigilia Pascual durante la noche del Sábado Santo al Domingo de Resurrección. Durante la Semana Santa tienen lugar numerosas muestras de religiosidad popular a lo largo de todo el mundo, destacando las procesiones y las representaciones de la Pasión.

El Viernes Santo es una de las más representativas y profundas conmemoraciones del cristianismo. Es el quinto día de la Semana Santa. En este día se recuerda la crucifixión y muerte de Jesús de Nazaret. En este día, la Iglesia católica manda a sus fieles guardar ayuno y abstinencia de carne como penitencia, aunque con el paso del tiempo,

En la religión católica, en este día no se celebra la eucaristía; en su lugar, se celebra la “Liturgia de la Pasión del Señor” a media tarde del viernes, a las 15:00, hora en la que se ha situado la muerte de Jesús en la cruz. Por razones pastorales puede celebrarse más tarde, aunque en ningún caso la celebración puede concluir después de las 18:00.

El sacerdote y el diácono visten ornamentos rojos, en recuerdo de la sangre derramada por Jesucristo en la cruz. Los obispos participan en esta celebración sin báculo y despojados de su anillo pastoral. Antes de iniciar la celebración, el templo se presenta con las luces apagadas, y de no ser posible, a media luz. El altar y los laterales se encuentran sin manteles ni adornos, mientras que a un costado de éste ha de disponerse un pedestal para colocar en él la santa cruz que será ofrecida a veneración.

El sábado Santo o Sábado de Gloria es el nombre que algunas denominaciones cristianas dan al sábado de la semana del primer plenilunio de primavera. Es el tercer día del Triduo Pascual, que concluye con las primeras Vísperas del Domingo de Resurrección culminando así para los cristianos la Semana Santa.

Tras conmemorar el día anterior la muerte de Cristo en la Cruz, se espera el momento de la Resurrección. Es la conmemoración de Jesús en el sepulcro y su Descenso al Abismo. Una vez ha anochecido, tiene lugar la principal celebración cristiana del año: la Vigilia Pascual.

El Domingo de resurrección, también llamado de Pascua de Resurrección, Pascua Florida, Domingo de Pascua, o Domingo de Gloria, es la fiesta central del cristianismo, en la que se conmemora, la resurrección de Jesucristo al tercer día después de haber sido crucificado y que se prolonga durante ocho días, hasta la Octava de Pascua.

La Pascua marca el final de la Semana Santa, en la que se conmemora la muerte y resurrección de Jesús. A la Semana Santa le sigue un período de cincuenta días llamado Tiempo pascual, que termina con el Domingo de Pentecostés.

Durante el Domingo de Resurrección se celebran en distintos lugares del mundo procesiones religiosas, así como celebraciones litúrgicas; las costumbres del Domingo de Resurrección varían en todo el mundo cristiano, pero hay una muy importante para los niños y niñas y es decoración de los huevos de Pascua es algo común en muchos países del mundo occidental.

Colombia muy poco se sigue esa tradición, que se hace a nivel familiar, como también la celebración del Domingo de Resurrección.

Más Noticias de esta sección

Publicidad