Seguir adelante

Editorial
Tamaño Letra
  • Font Size
Lamentable la decisión de los líderes indígenas del departamento del Cauca, de no acudir al encuentro con el Presidente de la República, en la localidad de Caldono hasta donde se desplazó Duque, a pesar de las advertencias de un posible atentado en su contra.

A pesar de las circunstancias de seguridad, Duque cumplió su promesa y estuvo en el sitio, en donde se reunió con algunos indígenas, ya que no pudo desplazarse al sitio acordado por las razones que todos conocen y las advertencias del Fiscal General de la Nación, sobre su seguridad.

Es lamentable que no se haya valorado el gesto del Estado hoy y se rechace la posibilidad de u encuentro en donde habrían salidos puntos positivos para trabajar con los indígenas que durante 27 días paralizaron las carreteras de la zona y causaron pérdidas millonarias al Estado y a los sectores económicos del país, sin mencionar todos los problemas cívicos y sociales causados.

A pesar del desplazamiento de Duque, su gabinete y otras autoridades, así como con representantes de organismos internacionales, el diálogo con los indígenas no pudo ser fructífero, pero no por problemas de comunicaciones con los protestantes, como quieren dar a conocer algunos para indisponer a las partes; sino, por discrepancias causadas por el lugar donde se iba a celebrar la reunión, por motivos de seguridad.

Lo peligroso de la situación es la presencia de grupos armados infiltrados que querían atentar contra el mandatario durante su visita al Cauca, razón por la cual el Gobierno optó por hacer la reunión en un lugar cerrado y no al aire libre como querían los indígenas que asistieron por centenares a un espacio abierto. A toda esta problemática hay que añadirle el tinte político que le han querido poner algunos aprovechados para figurar a nivel nacional como defensores de los indígenas, a pesar que solo se acuerdan de ellos, en circunstancias como las actuales.

El acuerdo era que la reunión con los dirigentes indígenas sería en el lugar que decidieran los cuerpos de seguridad. Ante esto, Duque esperó a los indígenas junto al procurador general, Fernando Carrillo, funcionarios de la Defensoría del Pueblo, así como con la ministra del Interior, Nancy Patricia Gutiérrez, y el alto comisionado para la Paz, Miguel Ceballos, que negociaron con el Consejo Regional Indígena del Cauca, el acuerdo que puso fin al bloqueo de la Vía Panamericana iniciada el pasado 11 de marzo.

Se debe tener en cuenta que nunca se valoró la presencia de todas las instituciones y de organismos internacionales, que se hicieron presentes demostrando su buena voluntad para comenzar a trabajar en los puntos acordados al momento de levantar el paro, para comenzar a establecer un diálogo social y político con la minga.

Sin embargo, el Gobierno Nacional tiene claro que seguirá adelante con el Plan Nacional de Desarrollo con el fin de cerrar las brechas sociales, tal cual se está trabajando en el momento y se sigue en la práctica permanente del diálogo social con todos los colombianos.

Más Noticias de esta sección

Publicidad