Amenazan a periodista de EL INFORMADOR

Editorial
Tamaño Letra
  • Font Size
Hacía mucho tiempo la ciudad de Santa Marta no vivía el fútbol profesional con el fervor que lo caracteriza la llegada del Unión de nuevo a la A. Significó una nueva perspectiva para una creciente generación de jóvenes que en su vida no habían seguido a su equipo en el selecto grupo de primera línea del balompié colombiano.

Pero las cosas no marchan muy bien para el club samario el cual se ha visto en calzas prietas para mantenerse en la primera división.

El rendimiento no ha sido el óptimo, y menos en la última fecha con la derrota frente al Cúcuta Deportivo, que derivó en una gresca entre jugadores y un grupo de hinchas quienes los esperaban a las afueras del Aeropuerto Simón Bolívar con arengas que promulgaban un mayor compromiso; de las palabras se fueron algunos a los golpes hecho que repercutió en la opinión pública luego de que fueran publicadas en redes sociales y medios de comunicación dicho encuentro bochornoso.

Pero las cosas se fueron más allá y la prensa deportiva samaria específicamente la del periódico EL INFORMADOR fue objeto de una amenaza de muerte por parte de un grupo de fanáticos quienes enardecidos, pretendían coartar el derecho a la información por parte de unos de nuestros reporteros.

Las cosas se tornaron violentas cuando el periodista se le despojó de su celular donde grababa momentos en que varios aficionados golpeaban las puertas de la sede del Unión Magdalena, donde expenden la boletería para el próximo partido el día domingo frente al Junior de Barranquilla.

Los señalamientos hacia el redactor de la página deportiva de este medio impreso Pedro Mercado hechos por algunos fanáticos, fueron una clara muestra de que la violencia en el fútbol persiste y que las acciones implementadas por la administración distrital en conjunto con la autoridad judicial han sido casi nulas para tratar de repeler dicho fenómeno.

Nos sentimos desprotegidos ante la turba iracunda e irracional que provoca a través del miedo implantar terror en todos los ámbitos incluyendo el del cuarto poder.

No admitiremos desde esta tribuna que la libertad de expresión sea mancillada por un grupo de inadaptados que nada representa a una afición fiel, amante del buen trato y caracterizada por su convivencia pacífica.
Rechazamos cualquier acción violenta en contra no sólo de nuestro periodista sino también contra cualquier otro comunicador que esté siendo objeto de algún tipo de amenaza o acoso respecto a su trabajo.

Pareciera que en este mar de inseguridad y desgobierno que algunas veces se observa en el territorio de Santa Marta no tiene límites, llegando a afectar a la prensa local que de manera objetiva y sin apasionamientos describe las realidades de nuestro pueblo.

Instamos a que las autoridades pertinentes se apersonen de este caso y sienten un precedente porque no se puede acallar la voz de quienes tienen el deber y el derecho de informar todo lo que pasa a nuestro alrededor.

Y aquellos hinchas fieles, serios, leales a la causa deportiva desenmascaren y destierren de sus barras o agremiaciones a esos elementos que destruyen, carcomen acaban con este lindo espectáculo.
El fútbol es para los pacíficos, para aquellos que se apasionan por el buen deporte, por eso asistamos el domingo en sana paz, demostremos que los buenos somos más y que aquellos que quieren desgreñar opacar todo lo que los samarios han cultivado por años se queden callados y que el peso de la justicia recaiga totalmente sobre ellos.