El éxodo venezolano

Editorial
Tamaño Letra
  • Font Size
El año 2018 culminó con al menos 3,4 millones de venezolanos, cerca del 10 % de la población, huidos de su país debido a factores como la escasez de medicamentos y alimentos, la hiperinflación o la violencia.

La actual crisis de emigrantes venezolanos es una crisis sin precedentes en la región; la mayoría de estos migrantes venezolanos se encuentran en Colombia con 1,2 millones, Perú con 700.000; Chile con 266.000; Ecuador con 250.000; Argentina con 150.000 y Brasil con 100.000 venezolanos en éxodo.

En términos porcentuales se destaca el caso de Curazao, donde los cerca de 26.000 venezolanos que viven en el país representan el 15 % de la población de esa isla caribeña. La única manera de parar la crisis humanitaria y de parar el flujo de venezolanos es poniendo un fin a la dictadura que se debe a una crisis humanitaria -especialmente reflejada en falta de comida y medicinas-, violencia generalizada, un colapso económico, con una inflación el año pasado de 1.300 %, una violación masiva y sistemática de los derechos humanos -con cerca de 1.000 presos políticos- y un elemento importante que se identifica que es el control social.

Este volumen migratorio sitúa a Venezuela como el segundo país con mayor número de desplazados del mundo, sólo por detrás de Siria, que tiene 6,3 millones, pero eso es después de más de 7 años de conflicto.

En caso de que la dictadura del presidente Nicolás Maduro sobreviva al presente año, una proyección lineal prevé que el número de venezolanos que abandonen su país de forma forzosa alcanzaría los 5,4 y los 5,7 millones de personas. En caso de que nada cambie de aquí a finales de 2020, esta cifra alcanzaría entre los 7,5 y los 8,2 millones migrantes venezolanos, es decir, superaría el número de refugiados sirios.

Por este motivo, se hace un llamamiento a la comunidad internacional para que reconozca el estatus de refugiados de estos venezolanos que han abandonado el país desde que se agudizó la crisis en el país caribeño, en 2015. La comunidad internacional apenas ha destinado unos 200 millones de dólares a paliar la situación de los huidos venezolanos, lo que supone apenas 300 dólares por personas, una cantidad que, apenas da para cubrir las necesidades más básicas.

Actualmente se está negociando con el Congreso de Estados Unidos para que otorgue estatus de Protección Temporal, a sus conciudadanos que se encuentra en el país norteamericano. En estos momentos, unos 600.000 desplazados venezolanos residen en este país y cerca de 74.000 han solicitado asilo o refugio, lo que supone una de las cifras más altas del país en relación con la procedencia de las solicitudes.

Lo peor de la situación es que el Gobierno de Maduro es consciente de la situación pero le es indiferente porque lo único que le importa es aferrarse al poder y los venezolanos están viviendo las consecuencias de una guerra sin tener guerra.
Publicidad