¡Venezuela Libre!

Editorial
Tamaño Letra
  • Font Size
Los momentos de cambio, las horas de viraje en el curso de los pueblos, se presentan en medio de encrucijadas que los favorecen.
Es tiempo de la Venezuela libre, hay un abierto rechazo a las pretensiones continuistas de Maduro que inició ayer, tanto al interior del país -incluidos chavistas- como en el escenario internacional. Hay cansancio ante un discurso y una acción que solo producen ruinas, que ha entregado el país al crimen organizado internacional, que se ha convertido en una amenaza para el mundo. Hay además la convicción de que Nicolás Maduro Moros no debe iniciar el 10 de enero un nuevo sexenio presidencial, por cuanto no ha sido electo legalmente Presidente de la República.

Las voces se han levantado desde todos los sectores de la sociedad. Se escucha la rebeldía de la Asamblea Nacional, recién instalada para dar inicio a su cuarta legislatura del quinquenio para la cual fue electa; se ha visto el rechazo al continuismo desde el Tribunal Supremo de Justicia legítimo; hemos escuchado a la Iglesia, a los trabajadores, a las universidades, a numerosas organizaciones sociales y políticas, tanto en el interior del país como en la diáspora. Hay movilización y anuncios de venezolanos y de la comunidad internacional.

El pasado viernes 4 de enero se constituyó, en el sur de Florida, el Consejo Exterior de la Venezuela Libre, Cevelibre, y según reza la Proclama de su Asamblea Fundacional, es “instancia política para articular y coordinar el esfuerzo de los venezolanos en el exterior, con el trabajo de la resistencia interior en Venezuela para, dentro del marco constitucional, promover el restablecimiento de la libertad y la democracia en el país, restablecer el hilo constitucional y avanzar las acciones para detener el proceso de disolución de la nación que adelanta el régimen de Nicolás Maduro. La denominación de Consejo ha sido escogida basada en el contenido ancestral y antropológico del término: la familia venezolana se organiza para una batalla de supervivencia”.

La Constitución nos obliga al restablecimiento de su efectiva vigencia y nos habilita, como ciudadanos, para diseñar estrategias de resistencia, de confrontación, de alianzas entre los sectores civiles y militares, de solicitud de ayuda internacional para restablecer la vigencia del Estado de Derecho, y por último, para la participación en verdaderos y justos procesos electorales, cuando estén dadas las condiciones. Entender esto nos lleva a valorar la unidad superior de las fuerzas de la resistencia, y a recoger y apreciar las distintas manifestaciones y propuestas de diferentes sectores de la comunidad venezolana. Cevelibre, con visión amplia, está abierta a la incorporación de nuevas organizaciones y personas.

Más Noticias de esta sección

Publicidad