La fiesta patria

Editorial
Tamaño Letra
  • Font Size

Mientras los colombianos se aprestan a disfrutar de uno de los mejores desfiles militares del año, el resto debe recordar la importancia de la fecha. Santa Marta no vivirá desde tempranas horas, en El Camellon, sitio histórico de reunión por antonomasia para todos los actos de singular importancia e imponencia, el bello y colorido desfile de los nuestros héroes de la Patria, el cual quedó postergado para el 24.

Mientras, la historia recuerda que el 20 de julio de 1810 fue el inicio de los sucesos que cambiaron la historia de Colombia. La historia nos dice que todo comenzó con un florero. Un viernes, 20 de julio y día de mercado, cuando un criollo fue a pedir prestado un florero. Un acto, en apariencia efímero, desató en un enfrentamiento entre criollos y españoles y culminó en la independencia de Colombia, que festejamos todos los 7 de agosto. 

Vale la pena recordar que hoy celebramos el llamado ‘grito’ de la independencia, que sirvió para la justa heroica del 7 de agosto de 1819 con la  Batalla de Boyacá  que fue la confrontación bélica de la guerra de independencia que garantizó el éxito de la Campaña Libertadora de Nueva Granada. Tuvo lugar ese día en el cruce del río Teatinos, en inmediaciones de Tunja. La batalla se salda con la rendición en masa de la división realista, y fue la culminación de 78 días de campaña iniciada desde Venezuela por Simón Bolívar para independizar el Virreinato de Nueva Granada.

Sin embargo, hoy en día es claro que el 20 de julio de 1810, lo que sucedió este día no fue un hecho espontáneo como aquellos que habían caracterizado la vida política colonial. Fue la consecuencia de varias circunstancias que sucedieron en cascada y desembocaron en una gran rebelión del pueblo.

El reconocimiento de la Junta de Regencia origina en el seno mismo de la Junta Suprema una división, denominada regentista y anteregentista; una corriente liberal que era partidaria de desconocer la Regencia, y el otro sector conservador de la Junta, que era partidario de mantener el título de la Regencia.

El acta del 20 de julio es realmente un Acta de Independencia, se reconoce a Fernando VII pero de manera teórica, porque en la práctica se da un gobierno, la voluntad de convocar un Congreso, de hacer una constitución, de sentar una patria, y de una vez adoptar una forma federal.

Lo cierto es que Colombia vivió varias declaraciones de independencia a lo largo de una década, pero fue la de 1810 la que quedó en la memoria colectiva; sin embargo, otros símbolos colombianos no se hicieron oficiales hasta muchos años después. Por ejemplo, la bandera tricolor fue reglamentada el 26 de noviembre de 1861, el himno se hizo oficial en 1920 y el escudo no lo haría hasta el 6 de agosto de 1955.

Más Noticias de esta sección

Publicidad