Solidaridad con México

Editorial
Tamaño Letra
  • Font Size
México está recibiendo la ayuda humanitaria internacional, después del terrible terremoto que sufrió en esta semana y que afecto la capital y una buena parte del país.


Ahora es cuando los países hermanos, los de América y el mundo entero deben mostrar sus buenas intenciones y socorrer a México en la desgracia que vive. Un grupo de 30 rescatistas colombianos partió a México para apoyar las operaciones de búsqueda y rescate tras el terremoto que sacudió el martes el centro del país.

México ha sufrido terremotos devastadores;  el de 1985 fue un terremoto ocurrido jueves 19 de septiembre de ese año, que alcanzó una magnitud de 8.1. El epicentro se localizó en el océano Pacífico mexicano, cercano a la desembocadura del río Balsas, en la costa del estado de Michoacán, y el hipocentro a 15 kilómetros de profundidad bajo la corteza terrestre. El sismo afectó en la zona centro, sur y occidente de México, en particular a la Ciudad de México, donde fue más significativo y mortífero de la historia escrita de dicho país y su capital, y superó en intensidad y daños al registrado en 1957, que hasta entonces había sido el más notable en la ciudad.  La réplica acontecida un día después, la noche del 20 de septiembre de 1985, también tuvo gran repercusión para la capital al colapsar estructuras reblandecidas un día antes.

Ante la carencia generalizada en el país de una cultura de la protección civil, de protocolos de acción y de recursos de toda índole ante las grandes catástrofes y una generalizada inacción y minimización de las consecuencias por parte del gobierno encabezado a nivel federal por el entonces presidente Miguel de la Madrid Hurtado, el estado vivido en las 48 horas siguientes al sismo fue de un caos generalizado, que fue paliado por la organización de la sociedad capitalina al auto organizarse en el rescate y asistencia de las víctimas y damnificados.

La misión colombiana que ayudara en México,  se desplazó en un vuelo de la Fuerza Aérea Colombiana en ayuda ofrecida en Naciones Unidas, donde el presidente Juan Manuel Santos, participó de los debates de la Asamblea General de la Onu. México aceptó el ofrecimiento del Gobierno de Colombia, especialmente en materia de elementos de búsqueda y rescate.

Entre las 20 toneladas de equipos que llevaron los rescatistas del que hacen parte miembros de la Unidad de Operaciones Especiales en Emergencias y Desastres de la Policía Nacional, Ponalsar, están equipos de telecomunicaciones, que permitirán suplir en parte los sistemas afectados por el terremoto, También llevan internet satelital, radios portátiles, antenas de telecomunicaciones, sistemas Gps y teléfonos satelitales. El equipo de la Ponalsar, que permanecerá 15 días en México llevará equipos para corte y penetración de estructuras colapsadas, perros de rescate y equipos tecnológicos para labores de búsqueda.

Ecuador,  envió un equipo de bomberos especializados para ayudar en las labores de rescate de víctimas tras el terremoto que hasta ahora ha dejado al menos 230 fallecidos, un centenar de ellos en la capital, donde unos 40 edificios colapsaron, despacho confirmado por el presidente Lenin. Ecuador se  organizó con una misión de apoyo; dispuso que un avión de la Fuerza Aérea y transportará bomberos y rescatistas.

En paralelo, el Municipio de Quito indicaba que un vuelo que traslada a una quincena de efectivos del Grupo de Búsqueda y Rescate Urbano, Usar, del Cuerpo de Bomberos de la capital ecuatoriana partió de madrugada del aeropuerto Cotopaxi de la ciudad de Latacuga, delegación que estaba lista para colaborar en las labores de rescate y búsqueda de víctimas y sobrevivientes. El avión que trasladó a los bomberos de Quito, recogió también en Guayaquil a otros quince bomberos de esa ciudad (suroeste) para partir en conjunto hacia México.


Los comentarios aquí publicados no reflejan la opinión de EL INFORMADOR. Es necesario ser un usuario registrado para poder comentar las noticias. Por favor, ingrese o regístrese como usuario de esta página.

Más Noticias de esta sección

Anuncio_Unimag
Publicidad