Soluciones a la contaminación del agua

Cuando hablamos de contaminación física estamos haciendo referencia principalmente a la basura que se puede ver a simple vista. Río Manzanares.

Medio Ambiente
Tamaño Letra
  • Font Size
Hay que tener en cuenta es que la contaminación del agua puede proceder de muchos lugares y tomar diversas formas. Pero todas provenientes del ser humano.


Uno de los mayores problemas a los que se enfrentará la humanidad en las próximas décadas será la escasez de agua potable debido al cambio climático, lo que aumentará los períodos de sequías, así como a la alta tasa de contaminación que están sufriendo muchas de las principales fuentes de agua potable. Debido a esta situación, cada vez se hace más urgente implementar soluciones a la contaminación del agua, ya que se trata de uno de los recursos naturales más importantes, ya que, de hecho, la mayor parte de las actividades humanas dependen de ella.

Lo primero que hay que tener en cuenta es que la contaminación del agua puede proceder de muchos lugares y tomar diversas formas. De este modo, la contaminación del agua se puede dividir en dos grandes grupos, la contaminación física y contaminación química:

Contaminación física: cuando hablamos de contaminación física estamos haciendo referencia principalmente a la basura que se puede ver a simple vista, como por ejemplo los plásticos que se consumen habitualmente.

Contaminación química: por otro lado, cuando se habla de contaminación química, estamos haciendo referencia a aquellos contaminantes que, estando presentes en el agua, no se pueden ver a simple vista, pero que conllevan que esa agua no pueda ser potable. En este sentido, estamos hablando por ejemplo de pesticidas químicos, o bacterias fecales, subproductos de la industria o, incluso, el plástico en su tamaño más pequeño, los denominados nanoplásticos.

De dónde procede la contaminación del agua

Tanto si se trata de contaminación física como química, la contaminación del agua procede siempre de la actividad humana. En este sentido, no existe una diferenciación considerable entre contaminación química o física. De hecho, si pensamos en la contaminación que produce un ciudadano medio, podemos pensar en la basura que produce de forma diaria, que sería contaminación física; o en el uso de productos de cosmética o higiene, que liberaría en el agua agentes químicos contaminantes, lo que conllevaría contaminación química del agua.

Así mismo, más allá de la contaminación producida por el ciudadano medio, merecen una mención especial las grandes empresas. Debido a que su volumen de actividad es mucho mayor, el uso de agua que hacen también lo es, y con él su nivel de contaminación. De hecho, la agricultura y la industria son dos de los sectores que más contaminan el agua junto con el del transporte. De este modo, debido a que son actividades de las que no podemos prescindir, es necesario reformular sus actividades y su forma de trabajar para que se reduzca lo más posible el impacto que tienen en el medio ambiente en su conjunto y en los recursos hídricos en concreto.

Soluciones a la contaminación del agua

Como es evidente, la única forma de solucionar el problema de la contaminación del agua viene de dos lados: no contaminarla y limpiar la que ya está contaminada. De este modo, se puede evitar y minimizar la contaminación que termina destruyendo tanto acuíferos como reservas hídricas de otro tipo, por lo que se trata de una batalla que debe librarse al mismo tiempo en todos los frentes. Algunas de las acciones más importantes que se pueden llevar a cabo al respecto son las siguientes:

Reducción de nutrientes y plaguicidas químicos

Los fertilizantes y pesticidas químicos son dos de los elementos que más contaminan el agua cuando se usan en la agricultura intensiva. Estos productos químicos terminan en la tierra y pasan a los acuíferos, lo que conlleva la contaminación de una de las fuentes de agua más importantes de las que disponemos. En su lugar, basta con hacer uso de nutrientes y plaguicidas naturales, lo que permite el desarrollo de una agricultura ecológica y sostenible. Así mismo, en el caso de que no se pueda optar plenamente por productos naturales, la mejor opción será minimizar el daño de estos químicos.

Reducción y tratamiento de las aguas residuales

Por otro lado, una de las principales fuentes de contaminación del agua viene de que las aguas residuales sean vertidas en ríos y mares sin tratar correctamente. Este es uno de los mayores problemas que presenta la contaminación del agua, ya que las aguas residuales conllevan una alta contaminación física.

Reducir la deforestación

Uno de los elementos más importantes a la hora de reducir la contaminación del agua es evitar los procesos de deforestación. Esto se debe a que los bosques son uno de los principales almacenes de agua, tanto a nivel de atmósfera como de subsuelo.

Reducción del consumo de agua en agricultura e industria

La agricultura y la industria son dos de las actividades humanas que más agua consumen en su desarrollo. Ambos sectores son fundamentales para la vida humana. De este modo, como no se puede prescindir de ellos, lo que hace falta es implementar acciones que aumenten la eficiencia del uso de sus recursos, incluida el agua. En este sentido, una buena opción es el uso de aguas grises depuradas para la agricultura. Estas aguas no valen para el consumo humano al no ser potables, pero sí que son útiles a la hora de regar cultivos.

Reducción de las basuras

Por otro lado, no debemos olvidarnos de las basuras que se producen diariamente tanto en los trabajos como en los hogares. En este sentido, optar por productos con pocos envoltorios, así como llevar a cabo una correcta clasificación y reciclaje de los residuos es uno de los elementos que más puede ayudar a reducir la contaminación.

La única forma de solucionar el problema de la contaminación del agua viene de dos lados: no contaminarla y limpiar.
La única forma de solucionar el problema de la contaminación del agua viene de dos lados: no contaminarla y limpiar.