Me estoy acercando a la medida
De tus exigencias, de tus requisitos
Ahora que te tengo cerca
Todo lo tuyo, lo veo más bonito.

Una mirada tan profunda y bella
Que alumbra más que los luceros en el infinito

Y una sonrisa que al verla
Alegra a un corazón urgido de cariño.

A mi vida llegaron ilusiones nuevas
Con fragancia de primavera
Y vestidas de lino,
El amor es una fiesta
Y me invita a celebrar contigo.

Me encontraba distraído
Buscando en las palmeras
Los cocos que ya habían caído,
Buscando flores bellas
En los jardines que estaban marchitos.

Pero el alma que es buena y sueña
Cuando menos lo espera
Le llega lo más bonito.
A mí alrededor todo es primavera
Y tengo tus besos, que son dulcecitos,
Con tu llegada las tristezas y las penas
Se fueron lejos, muy lejos
A morir en el olvido,
El amor es una fiesta
Y me invita a celebrar contigo.

Escucho tu sonrisa que viene
Y se siente como brisa fresca

Ya afinó la orquesta, interpreta nuestra canción favorita.

Yo te la canto al oído,
Mientras tú me abrazas y me besas
En el centro de la pista,
El amor es una fiesta
Y me invita a celebrar contigo.

Esta cerca Diciembre
La brisa trae tu fragancia
Con mucha prisa

Al llegar a casa me abraza con ansias y suspira
No ha sido fácil la ausencia entre nuestras vidas

Pero cada día que pasa
Escucho con mayor fortaleza
El eco de tu risa

Cuento las horas para que mi piel
Sea recorrida nuevamente
De norte a sur por tus caricias.

Navidad a tu lado
Que hermoso regalo

El niño Dios, cuando se trata de alagarnos
Con bondad y amor desmesurado
En sus detalles no escatima.

Se viste la vida de rojo y dorado
Para mí, el mejor aguinaldo
Es la alegría de tu sonrisa
De color esperanza se viste mi alma

Y analiza con calma
Los avances y las enseñanzas
Del año que termina
Y de inmediato pongo en marcha
El cronograma con las metas y los sueños

Para el año nuevo.

No mires lo que te hace falta para conseguir tus sueños

Mejor mira lo lejos que estabas
Antes de emprenderlos
No llega primero el que más se adelanta
Llega primero quien domina al desespero
Sin tropiezo no hay enseñanza
Y sin enseñanza no hay cimiento,
Sin cimiento son débiles las alas
Y se cansan a mitad del vuelo.

Decimos que el tiempo volando pasa

Pero no es cierto

Somos nosotros, los que no aprovechamos el tiempo

El éxito del hombre no se mide
Con su saldo en el banco

Se mide con la acumulación de momentos felices
Y quien es feliz, alegría y optimismo transmite.

José Tercero

No se escogen las miradas
Tampoco las palabras
Cuando es el alma
La que actúa en libertad
Más allá de lo que la razón pueda pensar
Se recibe exactamente lo mismo que se da.

No se escoge el momento
Tampoco el lugar
Sucede cuando tiene que pasar
En el parque o en el mar
El amor no se hace esperar.

No se escogen los silencios
Tampoco los momentos
En los que se requiere soledad
Son cosas que se entienden
Solo con mirar.

Si, se escoge la persona para amar
Y también la opción de tenerla hasta el final
Más allá del tiempo que pueda pasar,

Cuando se ama de verdad
El amor rejuvenece
Cada día al despertar.

Si, se escogen los recuerdos
Para compartir y disfrutar
Cuando la persona que se tiene en frente

Le pone al café
Su dulzura al mirar.

No se escogen los momentos para extrañar

Aunque sea poco tiempo,
El reloj parece no avanzar.
No se escoge la tarde de sol
O la mañana primaveral
Todo es bello
Cuando se ama de verdad.

Son siete cosas las que vendo
Porque no me han servido para nada
Vendo el recuerdo de tu voz
De tu risa y de tu mirada

Porque ocupan mucho espacio aquí en mi alma.
Vendo tu espejo, tu cuadro, tu perchero y tus matas
Porque ocupan mucho espacio en mi casa.

Vendo mil días esperando en la ventana,
Vendo un millón de lágrimas
Congeladas por el rio de la madrugada
Vendo la tristeza acumulada en toneladas,
Al saber que te marchabas
Vendo las noches sentado en la cama
Ansioso y desesperado,
Deseando que la noche terminara
Vendo el centenar de veces que conté la historia

Para desahogar el alma
Vendo el tiempo que perdí
Pensando que era yo el que fallaba
Vendo las flores que se marchitaron en abril

Porque nunca las regabas

Vendo todo lo dañino para mí
Para comprarle un vestido nuevo a mi alma.



No me gustan los continuos aires que dividen,

tampoco los vientos que enfurecen sin cesar,

ni aquellos pactos que no amansan a nadie,

porque consigo llevan el abecedario inhumano,

aquel que siembra en nuestro eterno respirar

el enemigo, el destructor de la vida: el diablo.

¡Sabed que jamás se sale victorioso,

loando triunfos, sino venciendo caídas!

Levantemos la cruz, miremos al cielo,

revivamos el verso al son de la mirada,

renazcamos a ese universo de Jesús,

dejémonos iluminar por su Palabra,

hagamos unidad haciendo el corazón,

seamos fruto que alienta y alimenta.

¡Pensad que de los fracasos y flaquezas,

siempre se aprende y se reprende uno!

Cultivemos lo armónico cada instante,

paso a paso formemos una piña de luz,

fragüemos el amar con el amor entre sí,

concibamos el gozo de la hermosura,

la victoria de los piadosos brazos abiertos,

con Jesús elevado y Satanás destruido.

¡Recoged conciliaciones, unirse y reunirse,

que la victoria está en reconciliarse!

Porque el mal existe y nos cohabita,

pues esta vida es una perenne batalla,

que hemos de vencer cada despertar,

convencidos de que las tentaciones

están ahí, esperando nuestra flaqueza,

aspirando a que dejemos de ser sublimes.

¡El príncipe de la maldad, demanda

nuestra frustración, detesta nuestros latidos!

Hoy no abro las puertas
Estoy sacando las cuentas
De cuantos días he vivido en invierno
Y cuantos en verano
Cuantos bolígrafos tengo nuevos
Y cuantos he gastado

Cuantos desvelos he convertido en versos
Y cuantos he desperdiciado
Cuantos días he reído
Y cuantos he llorado.

Cuantos sueños he cumplido
Y cuantos sigo anhelando
Cuantos Te Amo he pronunciado
Y cuantos han quedados guardados
Cuantos poemas conservo porque los he escrito
Y cuantos he olvidado, por tratar de memorizarlos.

Cuantos momentos bellos he vivido
Y cuantos he dañado
Cuanto tiempo he invertido
Para ganar años de paz y entusiasmo

Cuantos errores cometidos
Para obtener los aciertos anhelados
Cuantas veces he tropezado
Para ir quitando las piedras del camino.

Gracias a DIOS, bondadoso y divino
El inventario, dio un balance excesivamente positivo

Mañana abro las puertas
En el mismo horario.

Desenfundaste de tus ojos
Una hermosa y penetrante mirada
Que llegó hasta el fondo de mi alma,
A la parte más sensible
Allá donde el amor escribe

Para que el Poeta en tinta y en papel lo plasme

Antes que llegue el alba.

Disparaste desde tu corazón sublime y transparente
Una ráfaga de palabras tan dulces
Como el panal real
Que me hicieron mirar el mundo
De otra manera

Estando en verano, fuiste primavera.

Hoy se escucha el eco en la pradera
De un te amo susurrado
Me tomaste de la mano,
Me llevaste a contar estrellas
Y me enseñaste que el ser humano

Si se lo propone
Puede brillar y llegar

Más alto que ellas.

Sacaste del mar de tu alegría
Una paleta de colores
Y pintaste mis días
De amores e ilusiones,
Todo en ti es tan fantástico
Que al principio no lo creía,
Cambiaste la vida mía.

Tu magia y tus melodías
En mi ser, se fueron impregnando
Arrancaste de mis ojos las melancolías

Solo con mirarlos.

Si me preguntas cómo
No lo sé
Por lo tanto no lo explico
Solo sé que multiplico
Mis versos al amanecer.

Sé que es una mujer
En la que siempre me inspiro
Siento que vivo y respiro
Cuando escribo y rimo
En el papel.

Todo nace del Don Divino
Que DIOS sembró en mi alma
Para que constancia y calma
Pudiera resplandecer.

No pienso en el ayer
En el futuro está fijada mi mirada
Disfrutando y dándole la importancia
Que el presente merece tener.

Sueña grande

Todo lo que quieras lo puedes tener
Sin necesidad de quitarle
Ni perjudicar a nadie
Cuánto más limpio el triunfo
Mayor es el placer
Se cumple con el deber
Cuando se es honesto y justo.

Ante el futuro no me asusto
DIOS lo conoce bien
Él y yo siempre estamos juntos.

Si me preguntas desde cuando

Desde que puedo ver la belleza en el mar profundo
Desde que le robo los colores al atardecer

Y no me disculpo
Desde que busco el brillo en el sol
Para alumbrar el camino
Cuando tiende a oscurecer.

Nunca juro para que me puedan creer

Papá me enseñó que el hombre que cumple su palabra

Goza de credibilidad
Y tiene a sus pies el mundo.

Píntame la luna de azul
Con el color de tus sueños
Endúlzame el agua del mar
Con la miel de tus besos
Créeme que se puede alcanzar
Con las manos el cielo
Si decides amar
Sin temor y sin miedos
Cierra los ojos y déjate llevar
Por mis caricias y mis besos.