Arrástrame hasta donde tus besos me quieran llevar

Si naufrago, no importa

Estoy preparado para enfrentar la soledad.
Sedúceme hasta robarme la tranquilidad
Cuando el mar pierde la calma
Es cuando sale de su alma
Olas de forma y tamaño sin igual.

Roba mi tiempo
No importa que después

El recuerdo de tus besos me quiera matar.

Para sanarse hay tiempo
Lo que ahora quiero

Es que tu cuerpo y mi cuerpo sean complemento

Como arena y viento
Como sol y mar.

Rompe mis límites

Limpia las telarañas que hay en mi alma,
Rompe las cadenas que la mantienen atada a la tierra
Y no le permiten que vuele en libertad.

Átame a ti

Que aunque después me sueltes
Habré tenido la suerte
De amarte hasta perderme
En el encanto de tu frenesí.

La vida es así
Hay que emprender la partida
Y aunque te pierdas y no haya faro a la vista
Después que tu cuerpo y tú alma resistan
En una mañana soleada
En la arena de la playa
Con letras gigantes y doradas

Riéndote a carcajadas escribirás “SOY FELIZ”.

El amor bonito
El amor consciente

Lo comencé a sentir en tu vientre bendito
Allá en Nuevo Ambiente.
Desde entonces nunca estás ausente
Siempre te llevo presente
En mi corazón y en mi mente.

Cuerpo chiquito
Corazón gigante,
Al hacerme tu hijo
DIOS quiso premiarme.

Llevas los soles en tu piel,
Has visto caer frente a ti
Millones de aguaceros,
Tienes la dulzura de la miel
Y la fortaleza del acero.

Llevas las alegrías y los miedos en el corazón,
Tiene el valor de los espíritus guerreros,
Tienes en tus abrazos y en tus palabras mi consuelo
Y en tus caricias la ternura de una flor.

Cada vez que cumples años
Madre, yo te veo más bonita
Y de tu alma fluye más amor
Eres pequeña de tamaño
Pero grande de corazón.
Es tanta tu grandeza
Que no me causan sorpresa
Tus múltiples actos de amor.

Orgullo, mucho orgullo
Siento de ser hijo tuyo,
Es una gran bendición.

Afortunado, exageradamente afortunado
Por disfrutar de tu amor y de tus cuidados,
En todo momento y en todos lados
Siento tu amor abrazando fuertemente mi corazón.

José Tercero Jaraba De La Cruz

No hay mirada que se resista
A tanto encanto en una sonrisa
Sonrisa que hipnotiza y cristaliza
Mi anhelo de tantos años.

Te voy frecuentando
Como a la playa la brisa
Tratando de ir creando
Lazos entre tu vida y la mía,
No es fácil mantener el control de mi corazón

Teniendo al frente
Por fin lo que yo quería.

La paciencia y la constancia alcanzan
Lo que ayer lejos veía,
Tanta fantasía dibujada en su rostro,
Coherencia y dulzura en cada una de sus palabras
Hacen que vuele y se eleve tanto mi alma

Que cuando regresa,
Ya no sé qué era lo que decía.

Paso a paso siento que avanzo
Y voy abriendo espacios en su alma

Para ir despertando en ella el sentimiento
Que hace tiempo en su interior dormía.

Ya me saben a miel los días
Hoy vi tanto brillo en sus ojos
Al mirar mis ojos,
Que leí en su mirada
Lo mismo que al mirarla
Expresa la mía.

Valió la pena esperar tanto tiempo
Hoy tengo tus abrazos y tus besos
Me has contando tus sueños y tus secretos
Hemos sido amigos en los buenos y en los malos tiempos

Mi mano en tu mano se ha apoyado
En lo próspero y en lo adverso
Eres de mi vida el mejor complemento.

Tu amor le dio a mi vida
Una nueva ilusión
Nuevos anhelos

Tú marcaste el camino para luchar decidido
Por la realización de mis sueños
Para hacer lo que me apasiona
Lo que realmente me gusta
Por eso hoy de forma justa
Reconozco que eres de mi vida
El mejor complemento.

Miro hacia el futuro
Y no dudo un segundo
Que en algún lugar del mundo

Estarán un par de viejos
Sentados en una terraza frente al mar
Riéndose a carcajadas
Al recordar bellos tiempos
Pero con el corazón dispuesto
Para emprender la conquista
De nuevos sueños
Porque eres y serás
De mi vida el mejor complemento.

Mi vida huele a campo florecido
Huele a pena en el olvido
Huele a amores nuevos.
Para qué quiero aventuras en el camino?
Si todo lo encuentro en tus ojos y en su brillo,
En tus abrazos y en tus besos.
Los años más felices y bonitos
Son los que he vivido contigo
Linda, me tienes contento.

Huele a palabras untadas de cariño
Huele a día de San Isidro,
Al cual Papá le profesaba su devoción.
Huele a los recuerdos de mi época de niño
Con los olores y sabores característicos
De la gran celebración,
El nacimiento de nuestro divino creador.
Con la expectativa y la emoción que sentía
Al escribirle la carta al NIÑO DIOS,
Hoy siento que de la misma forma
Se aceleran los latidos de mi corazón.

Huele a los abrazos de familiares y amigos
Cuando para las doce faltaban cinco
Y salía corriendo de la plaza, a la casa
A abrazar a la vieja Merci.

Son recuerdos sagrados, recuerdos benditos
Que aunque los años hayan pasado
Y el escenario no sea el mismo
Aún me hacen emocionar
Una y mil veces.

(¡Hagamos sitio en todas las posadas para celebrarlo!)

I.- CRISTO NOS HA NACIDO PARA SALVARNOS

El amor se hace vida en la liturgia de la Navidad,
nos revive la mística del encuentro con el verso,
el don de la expresión en la ternura de nuestro Padre,
la gracia de hacerse y rehacerse como nosotros;
con la entrega de su Hijo, ¡la gloria del Salvador!
Ante el misterio del verbo, germinado en la tierra,
un niño nos nace y nos redime por voluntad divina,
quiere llevarnos consigo, hallarnos y revivirnos,
a través de su mirada angelical, llena de verdad,
rebosante de luz, pues…¡hagámosle sitio en el alma!
¡Cuántas inocencias truncadas por este mundo!
¡Cuántos corazones encerrados en su coraza!
¡Cuántos empedrados nos ponemos los humanos!
El dolor de no ser acogido, lo sufrió el niño Dios,
tampoco tuvo hombro donde reclinar la mente.
Para si Cristo tomó nuestros andares mundanos,
alegrémonos de la bondad de Dios echa carne,
dejemos que los lloros del abatimiento nos aviven,
laven nuestra visión y baldeen apasionadamente
nuestro ser, ¡las lágrimas nos reconcilian y purifican!

II.- DONDE NACE DIOS, REVERDECE LA ESPERANZA

Como en tiempo de Jesús, hoy también se sufre
la indigna indigencia y el rechazo de las gentes,
los abusos de poder y el comercio de personas,
ojalá nos desprendamos de esa frialdad humana,
y contemplando el portal de Belén, ¡vuelva la paz!.
Dejemos que germine el niño Dios en cada cual,
el Señor nos claree y hermane con sus gemidos,
retornen a nosotros sus esperanzadores susurros,
enternezcámonos con sus latidos de inocencia,
y emprendamos el andar fraterno, ¡reconciliémonos!
Reverdezca la esperanza y la mansedumbre,
nos ha llegado en la buena noche de la noche buena,
el causante de lo armónico, el alentador del amor,
promotor de la vida en donación, autor del poema
más sublime, donde todo es poesía y perdón.
No hay más poder que la palabra y los silencios:
la palabra es la semántica del amor de amar amor;
y los silencios, el pulso y la pausa que nos salva.
Demos voz y cuerpo a este anhelo resplandeciente,
reencontrándonos y coexistiendo como hermanos.

Llega Diciembre cargado de ilusión y alegría
Se escucha a toda hora la música representativa
Ya se percibe el sabor a buñuelos y a natilla
Y crecen los frutos de las semillas de amor
Que se sembraron en febrero.

Que bello asistir a tan sublime acontecimiento
Se mezclan los sentimientos
Y no sabes si llorar o reír,
El cielo se viste de luceros y estrellas
Para recibir la nochebuena

Y recordar el nacimiento del más grande y amoroso,
Convencidos que el nuevo año será mejor.

Llegó la alegría y la felicidad de la navidad

El ambiente es colorido
Regresan los amigos,
Se respira paz en toda la ciudad.

Amor y esperanza se visten de rojo y verde
Ya está armado el pesebre
Comencemos a cantar:

Llegó la navidad
Vamos a cambiar odio y guerra
Por amor y paz.

En el nuevo año

Los días serán tranquilos y llenos de color
Nos miraremos a los ojos
Y hablaremos de corazón a corazón,
No habrá competencia por el dinero y el poder,

La competencia la ganará
Quien brinde más amor.

José Tercero Jaraba De La Cruz

Si se enraíza en el alma el sentimiento

En el mes de Diciembre
Un perdón al error,
Muchos abrazos con amor,
Y tiempo para los que amamos.
Alegrías para el corazón,
Deseos de paz y unión,
Vivamos como hermanos.

Ven y dame tu mano
Siente mi corazón palpitando,
Nos estamos matando
Sin ninguna razón.
Decepcionado está DIOS,
Nos creó para amarnos
Nos estamos odiando
Y causando dolor.

Silenciemos las armas
Y pongámosle el alma
Al deseo de reconciliación.

En un corazón con deseo de poder y ambición

Nunca habrá paz y calma,
No tiene nada, el que todo lo tiene
Y no brinda amor.

Diferentes los pensamientos,
Iguales los corazones,
Nulas las razones,
Para que termine una vida
Por causa de un acto violento.

Que no pese más el argumento equivocado
Que el dolor y el desconsuelo
De una familia que queda llorando.
Hago un llamado a tu corazón

Escucha y obedece sus deseos de paz y unión,

Vivamos como hermanos.

Ven y dame tu mano
Siente mi corazón palpitando,
Nos estamos matando
Sin ninguna razón.
Decepcionado está DIOS,
Nos creó para amarnos

Nos estamos odiando
Y causando dolor.