Tres de los más buscados planeaban crímenes en el cementerio de Mamatoco

Jorge Luis Peña Montaña, alias ‘Pitillo’; María Elena Gongora De Armas, alias ‘La Negra’; Johari Arturo Muñoz Bureche, alias ‘Letrina’; y José Rafael Potes Polo fueron pestos a disposición de las autoridades competentes.

Judiciales - Local
Tamaño Letra
  • Font Size

Según las autoridades, alias ‘Pitillo’, ‘La Negra’ y ‘Letrina’ hacían parte del grupo armado Los Pachencas’. Estaban acompañados de otra persona.

Labores de seguimiento e inteligencia adelantadas por personal de la Policía Judicial, Sijín, de la Metropolitana, en coordinación con el Grupo Gaula, lograron ubicar a cuatro personas en el interior del cementerio San Gerónimo de Mamatoco, quienes se movían de manera sospechosa.

Mediante acciones investigativas se pudo establecer que se trataba de Jorge Luis Peña Montaña, alias ‘Pitillo’; María Elena Gongora De Armas, alias ‘La Negra’; Johari Arturo Muñoz Bureche, alias ‘Letrina’; y José Rafael Potes Polo, a quienes les hallaron en su poder cuatro teléfonos celulares y una pistola calibre nueve milímetros, y dos motocicletas en las que se movilizaban. Deberán responder por el delito de tráfico, fabricación y porte ilegal de armas de fuego o municiones.

Eran de los más buscados

Tras la verificación de su documentación se estableció que de los cuatro, tres aparecían en el cartel de los 23 sicarios más buscados en esta parte del país y que tenía el lugar como centro de encuentro en donde planeaban las acciones delincuenciales y criminales.

Les hallaron en su poder cuatro teléfonos celulares y una pistola calibre nueve milímetros, además de dos motocicletas
Les hallaron en su poder cuatro teléfonos celulares y una pistola calibre nueve milímetros, además de dos motocicletas

Informaciones suministradas por las autoridades señalan que, esto serían los responsables de varios asesinatos y extorsiones registrados en el perímetro urbano y rural de esta ciudad.

Cómo actuaban

Las investigaciones señalan que, alias ‘La Negra’ era la encargada de transportar en bolsos las armas de fuego hasta los lugares donde cometerían la actividad delincuencial, allí se las entregaban al resto de la banda denominados ‘Los Cañoneros’, con las que intimidaban a las víctimas haciéndoles exigencias de dinero a cambio de no atentar contra su vida o la de sus familiares.

De igual manera, se conoció que, también estaba al servicio del grupo armado ‘Los Pachenca’, cuya función era el cobro de ‘vacunas’ a comerciantes, turistas y propietarios de fincas en las zonas rurales del distrito.