Seis años llevaba operando red de prostitución infantil

Ocho de los presuntos integrantes fueron detenidos en diferentes lugares del país, contra los demás hay órdenes de captura internacional.

Judiciales - Local
Tamaño Letra
  • Font Size
En desarrollo de operativos contra la explotación y esclavitud sexual de niñas, adolescentes y mujeres en el departamento.

La Fiscalía General de la Nación y la Policía Nacional identificaron una estructura criminal conformada por 14 ciudadanos israelíes y dos colombianos, que sería una de las responsables de las actividades de proxenetismo y explotación sexual que se presenta en Santa Marta, como también en  Medellín y Bogotá, ocho de sus integrantes se encuentran detenidos.

La Fiscalía detectó a los presuntos integrantes de esta estructura vendía planes turísticos exclusivamente entre nacionales de Israel, la mayoría empresarios y hombres que terminaban su servicio militar. Tours en hoteles, hostales, fincas y yates, hacían parte de las fiestas privadas en las que participaban menores de edad, los elementos de prueba dan cuenta que los paquetes eran promocionados.

Capturas

El andamiaje ilegal de esta estructura de proxenetismo fue descifrado luego de dos años de indagaciones, en los que fueron recibidos 21 testimonios de víctimas y realizadas 45 actividades de campo, algo más de 20 inspecciones judiciales, búsquedas selectivas en bases de datos y controles técnicos a las comunicaciones de los ciudadanos israelíes, entre otro centenar de técnicas avaladas judicialmente.

Con abundante material probatorio y a solicitud de la Fiscalía se hicieron efectivas  órdenes de captura, en Santa Marta; se arrestaron tres sujetos, dos de ellos israelíes, y el tercero colombiano, en Medellín, Cartagena y Bogotá se cumplieron otros arrestos.

Antecedentes

La investigación que permitió detectar esta aberrante forma de esclavitud de niñas y adolescentes, y dar con sus responsables, comenzó el 15 de junio de 2016. También se conoció que Assi Ben Mush, quien según los reportes migratorios registraba ingresos a Colombia desde 2009, fue capturado en Holanda por tráfico de estupefacientes en 2003 y tiene varios procesos en Israel por narcotráfico y trata de personas.

El repudiable esquema criminal 

Se conoció que el máximo cabecilla de esta red de proxenetismo sería el ciudadano israelí Benyamin Mush, quien ha ingresado esporádicamente al país para supervisar el negocio ilícito y recibir cuentas de sus socios, Assi Ben Mush, Itay Senior y Mor Zohar. Hay evidencia de sus movimientos a países de Centroamérica y Suramérica en los que tendría estructuras de explotación sexual, trata de personas y venta de estupefacientes similares a la que constituyó en sectores como Taganga, por lo que Interpol lo declaró objetivo de alto valor.

El esquema criminal constituido en la ciudad tenía una apariencia de legalidad, porque en el papel los supuestos integrantes de la organización creaban empresas de turismo, montaban establecimientos comerciales como hoteles, hostales y balnearios, y registraban gran parte de sus actividades comerciales.

Aparte de esa fachada que empezó a ser diseñada hace seis años, los presuntos proxenetas ubicaban niñas y adolescentes en etapa escolar, con dificultades económicas o problemas de descomposición familiar para reclutarlas e inducirlas a la explotación sexual comercial. Paralelamente, organizaban encuentros masivos sexuales, fiestas electrónicas y otros actos privados en los que eran sometidas las menores víctimas, en medio del consumo de estupefacientes.

La Fiscalía y la Dijin – Interpol establecieron que las rentas ilegales obtenidas de la explotación sexual comercial eran invertidas en sociedades y compra de inmuebles, por lo que se configuraría una continua operación de lavado de activos en la que se buscaba dar visos de legalidad a los dineros producto de una conducta criminal.

Más Noticias de esta sección

Publicidad