Chicago vive el peor fin de semana por tiroteos con diez muertos y 44 heridos

Judiciales - Internacional
Tamaño Letra
  • Font Size

Chicago (EE.UU.), 3 jun (EFE).- La ciudad de Chicago, Illinois, vivió el peor fin de semana por la violencia callejera en lo que va de año, con diez muertos y 44 heridos de bala como consecuencia del aumento de pandilleros, declaró este lunes en una conferencia de prensa el superintendente de la Policía, Eddie Johnson.

"Fines de semana como este nos recuerdan los desafíos que enfrentamos y que son complejos y profundos", dijo Johnson.

El superintendente calificó de "despreciable" el nivel de violencia registrado durante el fin de semana.

Según la Policía, la mayoría de los tiroteos no fueron al azar, sino el resultado de un aumento de la actividad pandillera en el sur y el oeste de Chicago.

En algunos casos había oficiales de la Policía a poca distancia de los tiroteos, lo que "nos muestra cómo están envalentonadas ciertas personas", dijo el jefe policial, quien estuvo acompañado por siete subordinados que trabajan como jefes de área.

Johnson informó que durante los últimos dos días se confiscaron 92 armas de fuego, el doble de lo que se consideraría típico para un fin de semana en la ciudad.

Además, anunció el arresto de 18 personas que recibieron cargos relacionados con la posesión de armas de fuego ilegales.

Sin embargo, el superintendente dijo que el sistema judicial es parte del problema al ser demasiado indulgente con las personas que son reincidentes, en especial por la posesión de armas de fuego.

"Es ridículo saber que arrestamos a personas por delitos con armas de fuego, y en una semana o menos están libres en las calles", señaló.

"Sabemos quiénes son muchas de estas personas. ¿Y cómo lo sabemos? Porque seguimos arrestándolos una y otra y otra y otra vez, y es solo un círculo vicioso", agregó.

A pesar de lo ocurrido el pasado fin de semana, las cifras oficiales indican que en lo que va de 2019 han disminuido los homicidios y los tiroteos en Chicago.

Estadísticas policiales muestran una baja del 13 % en los tiroteos, y del 7 % en homicidios durante los primeros cinco meses del año, comparado con el mismo periodo del año anterior.

Esta sería una tendencia que se registra por tercer año consecutivo desde 2016, considerado el peor en episodios de violencia de las dos últimas décadas, con 762 homicidios y 4.331 tiroteos.

Este descenso se debería en parte a que hay más agentes en las calles y a que se crearon centros de control en 20 de los 22 distritos policiales de la ciudad.

En Chicago el uso de la alta tecnología permite detectar el origen de los disparos y desplegar agentes en las áreas más propensas a estallidos de violencia. EFE